La restricción de actividades y los confinamientos relacionados la pandemia provocan una reducción del 7% de emisiones de dióxido de carbono a nivel mundial este año, el mayor descenso en la historia, según nuevas cifras preliminares.

El Global Carbon Project, un prestigioso grupo de decenas de científicos internacionales que dan seguimiento a las emisiones, calculó que el mundo colocará 34.000 millones de toneladas métricas (37.000 millones de toneladas cortas) de dióxido de carbono en el aire en 2020. La cifra representa un descenso respecto a las 36.400 millones de toneladas métricas (40.100 millones de toneladas cortas) de 2017, según un estudio difundido el jueves en la publicación Earth System Science Data.

Los científicos afirman que esta reducción se debe principalmente a los confinamientos y las restricciones de desplazamiento, en avión o automóvil, y prevén que las emisiones se incrementen nuevamente al concluir la pandemia. El transporte terrestre representa aproximadamente una quinta parte de las emisiones de dióxido de carbono, el principal gas de efecto invernadero producido por el hombre.

“Por supuesto, que el confinamiento no es para nada la forma de enfrentar el cambio climático”, dijo la coautora del estudio Corinne LeQuere, científica climática de la Universidad de Anglia del Este.

El mismo grupo de científicos pronosticó hace meses una baja en las emisiones de entre 4 y 7%, dependiendo de la evolución del COVID-19. Una segunda ola de coronavirus y la continua reducción de viajes aumentó el decremento a 7%, afirmó LeQuere.

Las emisiones bajaron 12% en Estados Unidos y 11% en Europa, pero apenas 1,7% en China. Esto se debe a que China tuvo su confinamiento meses atrás y fue menos afectado por una segunda oleada. Además, las emisiones de China se deben más a la actividad industrial que en otros países y su industria resultó menos afectada que el transporte, señaló LeQuere.

Científicos externos elogiaron la precisión de los cálculos basados en informes que detallan el consumo de energía, la producción industrial y el tránsito cotidiano.

Incluso con la reducción en 2020, el mundo lanza a la atmósfera un promedio de 1.075 toneladas métricas (1.185 toneladas cortas) de dióxido de carbono por segundo.

Las cifras definitivas de 2019 publicadas en el mismo estudio muestran que de 2018 a 2019, las emisiones del principal gas de efecto invernadero producido por el hombre aumentaron apenas 0,1%, mucho menor a los saltos anuales de alrededor del 3% hace una o dos décadas. Incluso cuando se prevé un aumento de las emisiones después de la pandemia, los científicos se preguntan si 2019 constituye el nivel más alto de contaminación con dióxido de carbono, dijo LeQuere.

“Es cierto que estamos muy cerca de un pico de emisiones, si podemos mantener unida a la comunidad global”, dijo el director de Desarrollo de Naciones Unidas, Achim Steiner.

Chris Field, director del Instituto para el Ambiente Stanford Woods, cree que las emisiones aumentarán después de la pandemia, pero señaló que “soy optimista de que como sociedad hemos aprendido algunas lecciones que puedan contribuir a una disminución de emisiones en el futuro”.

“Por ejemplo”, agregó, “a medida que a la gente le agrade utilizar el transporte público un par de días a la semana o advierta que no necesita hacer tantos viajes de negocios, podremos ver una disminución de las emisiones relacionadas con los hábitos”.