(Yahoo Sports) – Una final de un Mundial de fútbol no solamente puede marcar la carrera de un jugador, también lo puede hacer con un árbitro. En 2006, Horacio Elizondo, árbitro argentino, se llevó los aplausos del mundo por expulsar a Zidenine Zidane por su famoso cabezazo a Marco Materazzi. Este año, Néstor Pitana estará bajo la lupa por una jugada polémica tras convalidar un penalti gracias al VAR por primera vez en la historia del partido decisivo.

Foto: Getty Images

Con Francia una vez más en el campo de juego, esta vez el juez argentino decidió impartir justicia a favor de ‘le bleus’. Cuando iba el minuto 34 de la primera parte y tras una falta (que no pareció tal), los jugadores franceses increparon a Pitana a que consultara el VAR. Los dirigidos por Didier Deschamps reclamaron una mano de Ivan Perisic. Estaban en lo cierto. El jugador del Inter de Milan sí tocó el balón con la mano. Sólo quedaba decidir la “intencionalidad” del croata. Tras revisar la jugada en la pantalla correspondiente, Pitana cambió su decisión inicial y decretó pena máxima que cambió por gol Antoine Griezmann.

Foto: Getty Images

Sea como sea, la jugada cambió el destino del partido.

Anuncios

Deja un comentario