Los padres suelen desear que sus hijos sean exitosos en sus vidas y buscan aconsejarlos para lograr este objetivo. Sin embargo, a menudo los progenitores dan algunos consejos errados que, en lugar de ayudar, podrían traer consecuencias negativas. Sigue leyendo.

8 consejos erróneos que dan los padres
Enseñarle a tu hijo que está bien equivocarse, le servirá durante toda su vida. Foto: PhotoAlto/Eric Audras/Getty Images

Cuando los padres se equivocan

Checa algunos consejos desafortunados y cómo convertirlos en recomendaciones positivas:

1. “Céntrate en el futuro“

Deberías decir: “Vive el momento“

Un niño que siempre está mirando hacia el futuro, pensando en obtener buenas calificaciones o en ingresar a la universidad, sería más propenso a sufrir ansiedad, miedo o estrés crónico, afectando su desempeño intelectual y su salud, explica la psicóloga Emma M.Seppälä en la revista Psychology Today. Siguen más consejos de la profesional.

2. “El estrés es inevitable“

Deberías decir: “Aprende cómo relajarte“

La forma en la que los adultos llevan sus vidas parecería indicarles que estar estresado es una condición natural para alcanzar una vida exitosa. Esto podría generarles angustia y presión por tener un alto rendimiento.

En su lugar, es recomendable enseñarles técnicas para relajarse y lidiar con el estrés, como meditación o yoga.

3. “Mantente ocupado“

Deberías decir: “Diviértete haciendo nada“

Los horarios de los niños están llenos de actividades extracurriculares a realizar, dejando poco tiempo para la calma. Estar en permanente movimiento, sin momentos para relajarse podría agotar su energía.

4. “Haz lo que te sale mejor“

Deberías decir: “Comete errores y aprende a fallar“

Hay niños que son mejores en matemáticas o en deportes, pero en vez de identificarlos tan solo por sus fortalezas, lo mejor es enseñarles que pueden aprender cualquier cosa y que está bien equivocarse en el proceso. Eso los tornará más optimistas y entusiastas.

5. “Es un mundo competitivo, busca ser el número uno”.

Deberías decir: “Ten compasión con los demás”

A pesar de que vivimos en un mundo en donde abundan las situaciones competitivas, ser amables y tener relaciones positivas con las personas del entorno aumentaría la felicidad, potenciando las capacidades intelectuales.

Enseñarles a los niños a preocuparse por los sentimientos de los demás, ser compasivos, empáticos y simpáticos profundizará su bienestar y les garantizará el éxito en el futuro.

6. “Conoce tus debilidades y no seas blando”.

Deberías decir: “Trátate bien”

Si bien la autocrítica es una herramienta importante para la superación personal, si un niño es demasiado crítico consigo mismo podría sufrir falta de confianza o miedo al fracaso.

Los padres deberían alentar que los chicos desarrollen la autocompasión, para conocerse a sí mismos y aceptarse tal cual son, con sus defectos y virtudes.

7. “Puedes resolverlo tú solo“

Deberías decir: “Te ayudaré si lo precisas“

Los niños no son adultos, por eso necesitan una guía para sortear algunas dificultades. Sé paciente y ofrécele asistencia si te la pide, indica Chakell Wardleigh, editora del portal especializado en familias y relaciones Family Share.

8. “Ignora el bullying“

Deberías decir: “Responde que lo que te dicen no te afecta“

Estrategias como marcharse del lugar, ignorar a los agresores o contarle a un adulto no funcionarían, ya que las burlas podrían persistir o incluso derivar en incidentes más graves, explica la psiquiatra Elizabeth Laugeson a través de la Universidad de California, Los Ángeles de los EEUU (UCLA, por sus siglas en inglés).

Si los niños responden al agresor que el bullying no les afecta, sería menos probable que sean molestados nuevamente.

Y a ti, ¿qué consejos errados te dieron tus padres?

Anuncios

Deja un comentario