La tragedia del atlético joven que murió por ignorar los síntomas de la influenza

La tragedia del atlético joven que murió por ignorar los síntomas de la influenza
El atlético joven Kyler Baughman, de 21 años, murió en poco tiempo a causa de una influenza que no fue atendida oportunamente. (WXPI TV)

(Jesus del Toro / Yahoo Style) – Era joven, atlético, vigoroso. Se entrenaba continuamente para desarrollar sus músculos, estudiaba para ser entrenador físico y tenía una salud firme. Montaba en motocicletas, levantaba pesas con poder y, literalmente, tenía el mundo por delante.

Pero la influenza, contra la que no se había vacunado, le arrebató la vida.

El caso del joven Kyler Baughman, de 21 años, es un punzante recordatorio de las devastadoras consecuencias potenciales de ese padecimiento respiratorio, una enfermedad viral que actualmente tiene un fuerte brote en Estados Unidos y que, en el pasado, ha causado severas epidemias. Cabe recordar la que en 2009 azotó gran parte del mundo, causada por la cepa del virus H1N1, y que oficialmente cobró la vida de 18.449 personas, según cifras de la Organización Mundial de la Salud citadas por NPR, pero que se cree habría tenido un saldo letal mucho mayor, al menos 203.000 víctimas y quizá más.

Y qué decir de la llamada ‘influenza española’, que no tuvo su origen en España pero que hace un siglo se expandió globalmente y produjo millones de fallecimientos, una de las epidemias más letales y destructivas de la historia de la humanidad.

Actualmente la situación no es de ese nivel, ni incluso del de 2009, pero la influenza que actualmente se presenta y ha enfermado y matado a numerosas personas es de una cepa distinta y al parecer bastante virulenta: la H3N2.

Bauhgman, por ejemplo, según narra The Washington Post, comenzó a sentir síntomas de un padecimiento respiratorio a fines de diciembre y después de Navidad sufría ya de fiebre y fuerte tos. No se trató e incluso volvió a su trabajo el 26 de diciembre, pero su situación se agravó.

La influenza, en ciertos casos, llega a ser especialmente severa con los adultos jóvenes y aunque también golpea a los niños y los ancianos, que son los usualmente más predispuestos a padecer enfermedades respiratorias, muchas personas en el apogeo de su vitalidad llegan a sucumbir.

Baughman acudió entonces a un hospital de su localidad, en el oeste de Pennsylvania, pero la gravedad de su caso obligó a transferirlo al Centro Médico Presbiteriano de la Universidad de Pennsylvania, en Pittsburgh. Desafortunadamente, pese a la juventud y fortaleza física del joven, Bauhgam se deterioró aún más y murió el 28 de diciembre por un fallo septicémico masivo causado por la influenza.

La súbita muerte del joven abrumó a su familia y es de suyo triste –en pocos días Baughman pasó de gozar plena salud a yacer en su tumba­- y eso es especialmente punzante por haberse tratado de un caso de influenza, enfermedad que aunque puede llegar a ser letal si se complica puede ser atendida de modo favorable si se encara a tiempo.

Es por ello que la familia de Baughman, de acuerdo a la televisora WPXI, ha querido contar su historia con el afán de salvar vidas. El joven no se había vacunado contra la influenza e ignoró, sin acudir al médico, sus síntomas (sobre todo la fiebre) por varios días. La atención médica oportuna y la prevención vía la vacunación (con los defectos que esta tiene en el caso de la influenza) son poderosos mecanismos para propiciar la salud y evitar desgracias.

El Centro de Prevención y Control de Enfermedades (CDC) recomienda al respecto de la influenza aplicarse la vacuna, lavarse las manos con agua y jabón, prevenir el contagio del virus evitando el contacto con personas enfermas y permanecer en casa, salvo para buscar atención médica, en caso de que una persona presente síntomas (fiebre, dolor de garganta, tos y estornudo, dolor corporal, escalofríos y fatiga, entre otros). En caso de presentar síntomas es clave acudir pronto al médico (sobre todo si se sufre fiebre) para iniciar un tratamiento con antivirales. Eso podrá evitar que se desaten complicaciones que pueden resultar peligrosas.

Si el joven Baughman hubiese seguido esos consejos, posiblemente aún estaría con vida, al mando de su motocicleta o cultivando su musculatura en un gimnasio.

Deja un comentario