28 dic (Sputnik).- Al menos 11 personas murieron y 30 resultaron heridas en los enfrentamientos interétnicos que estallaron en la provincia guineana de Nzerekore el sábado pasado, informaron las autoridades locales.

Según el medio local Guinee Matin, los enfrentamientos entre dos grupos tribales surgieron en la ciudad de Macenta durante la ceremonia de inauguración de la nueva residencia del patriarca que representa la tribu de los toma. Sin embargo, el evento fue interrumpido al intervenir unos activistas de otra tribu cuyos miembros se consideran los «padres» de la ciudad.

«La violencia que tuvo lugar en la ciudad de Macenta dejó 11 muertos y 30 heridos», comunicó el gobernador de la provincia, Mohamed Gharé, citado por el portal Actu Guinee.

Agregó que las medidas para poner fin a la violencia ya fueron emprendidas, en particular, los representantes de los dos etnias se comprometieron a cesar los disturbios.

El medio señaló que ante el temor de ser asesinadas varias familias se refugiaron en los bosques o pueblos cercanos. (Sputnik)