El Gobierno argentino de Alberto Fernández confirmó, por otro lado, un incremento de los ingresos tributarios.

Ello se debió a una serie de modificaciones que se hicieron en la Ley de Solidaridad Social y Reactivación productiva, de manera que se recaudó casi un punto del Producto Interior Bruto en impuestos progresivos.

También fue determinante el aporte extraordinario de las grandes fortunas que deben pagar los más acaudalados del país en base a una ley que sancionó el Congreso en diciembre.

Se suma a esto «los derechos de exportación, que es la contracara del aumento de los precios internacionales», añadió Todesca.

En todo caso, el Ejecutivo argentino mantiene «un gasto por encima del presupuesto, equivalente a 1,3 por ciento del PIB», lo que equivale a unos 480.000 millones de pesos (4.812 millones de dólares al cambio oficial).

El país se encuentra en cuarentena estricta desde el pasado sábado y hasta el próximo lunes debido al aumento de casos en las últimas semanas. (Sputnik)