Redacción, 19 de octubre 2019- El gobierno chileno declaró el toque de queda este sábado en la capital, luego de que las protestas contra el aumento de las tarifas del transporte público provocaron saqueos y ataques incendiarios que paralizaron esta ciudad de 7 millones.

El presidente Sebastián Piñera declaró el estado de emergencia, una medida que otorgó al Ejército el control de la seguridad y el poder de restringir la libertad de reunión. El toque de queda, de duración indeterminada, requiere que la gente esté fuera de las calles de 10 p.m. a 7 a.m.

Las protestas comenzaron esta semana como una campaña en las redes sociales de estudiantes de secundaria que hicieron un llamado a los pasajeros para que saltaran los torniquetes del metro en rechazo de las subidas de tarifas, anunciadas el 6 de octubre.

El último aumento empujó los boletos de metro en las horas pico al equivalente de $ 1.20, entre las tarifas más altas de América Latina.

Chile, a menudo retratado como una historia de éxito económico en América Latina, es una nación donde el salario mínimo mensual es de aproximadamente $ 422 y el desempleo supera el 7%, a pesar de las promesas de renovada prosperidad expresada por Piñera durante su campaña electoral de 2017 .

Piñera anunció la suspensión de los aumentos de tarifas en un intento de aplacar a los manifestantes. Para el sábado, las protestas resultaron en daños a 79 estaciones de metro, con una pérdida de unos $ 200 millones, el incendio de 22 autobuses y el arresto de más de 300 personas, dijeron las autoridades. Según informes del gobierno, 156 policías y 11 civiles resultaron heridos.

Anuncios

Por Redaccion

Deja un comentario