Bogotá, 22 ago (EFE).- Colombia vive hoy una de sus épocas más violentas desde la firma hace casi cuatro años del acuerdo de paz con las FARC, por el resurgimiento de las masacres que en las dos últimas semanas dejaron más de 30 muertos y que el Gobierno llama de «asesinatos colectivos».

Tres de esas matanzas ocurrieron entre el viernes y este sábado en convulsas zonas olvidadas del país y disputadas a muerte por los grupos armados que buscan controlar el negocio del narcotráfico y otras actividades ilegales.

El funcionario agregó en un video publicado por su despacho: «Lo que ha ocurrido en estas zonas de Colombia es el resultado de la falta de presencia estatal en los departamentos de Cauca, Valle del Cauca, Arauca y Nariño».

El defensor aseguró que lo que vive el país es «la razón de la guerra» por el «negocio ilícito del narcotráfico, especialmente, pero también por la minería ilegal».