Washington, 11 ene (Sputnik).- La situación cerca del Capitolio de Estados Unidos, sede del Congreso, se mantiene en calma tras los disturbios de la semana pasada, con solo turistas y algunos equipos de filmación en las cercanías, informó este lunes un corresponsal de Sputnik.

Sin embargo, el Buró Federal de Investigaciones (FBI) advirtió que se están planeando protestas armadas en las 50 capitales estatales del país para el 20 de enero, fecha de asunción del presidente electo Joe Biden, lo que entre otras cosas terminaría con la tranquilidad del Capitolio.

Oficiales de la Guardia Nacional desarmados están apostados detrás de una valla de metal que fue colocada después de los disturbios de la semana pasada.

A ellos se suman varios coches de policía no lejos del Capitolio, pero no hay personal en las calles.

Mientras tanto, la gente lleva cada vez más flores a los carteles con el nombre del policía que murió durante los disturbios, una especie de monumento ubicado frente a la sede del Congreso.

«¡Oficial Sicknick, gracias!» y «Descanse en paz, defensor del Capitolio de los Estados Unidos y de la democracia», son algunas de las leyendas que pueden leerse en los carteles.

Al mismo tiempo, han desaparecido los carteles con los nombres de los cuatro manifestantes fallecidos en el Congreso.

JUICIO POLÍTICO

Este lunes, no hay partidarios del presidente saliente de Estados Unidos, Donald Trump, cerca del Capitolio, pero hay un partidario del juicio político al mandatario, quien se presentó como Bill Zouaki, de Oregón (oeste), portando un cartel que dice «Juicio político».

«Él (Trump) debería haber sido juzgado dentro de las 24 horas posteriores a lo que sucedió aquí», dice Bill.

En su opinión, Trump tiene la culpa de incitar a la rebelión.

La semana pasada, Twitter advirtió que había visto planes para futuras protestas armadas circulando dentro y fuera de su plataforma, incluido un segundo ataque al Capitolio de los Estados Unidos y los edificios del capitolio estatal el 17 de enero.

El miércoles pasado, un gran grupo de partidarios del presidente Trump irrumpió en el edificio del Capitolio en un intento por evitar que los legisladores certificaran los resultados de las elecciones presidenciales.

Los partidarios de Trump, algunos de los cuales estaban armados, se enfrentaron con la policía y dañaron propiedades antes de ingresar al Capitolio, en lo que fue la violación más significativa del Congreso de Estados Unidos desde que los británicos le prendieron fuego en 1814.

Tras los disturbios, Trump fue bloqueado en las principales plataformas de redes sociales.

DESTITUCIÓN

Los demócratas del Congreso dieron el lunes pasado los primeros pasos para tratar de destituir a Trump.

Se espera que la Cámara de Representantes apruebe una resolución esta semana instando al vicepresidente Mike Pence a invocar la Enmienda 25 para sacar a Trump del poder.

Si eso falla, los demócratas de la Cámara de Representantes presentarán cargos de juicio político contra el presidente por presuntamente incitar a una insurrección en el Capitolio de Estados Unidos. (Sputnik)