Washington, 5 mar (Sputnik).- La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por su sigla en inglés) dijo este viernes a los fabricantes de alimentos para bebés de Estados Unidos que midan los niveles de toxinas en sus productos, en el marco de un impulso regulatorio para reducir los niveles de metales pesados ​​como plomo, cadmio, mercurio y arsénico.

«Hoy (viernes), enviamos una carta a la industria recordando a los fabricantes de este tipo de alimentos sus responsabilidades existentes relacionadas con estos esfuerzos», dice el comunicado de prensa emitido por la FDA.

La agencia anunció que en un plazo breve pondrá en marcha «un plan destinado a reducir los elementos tóxicos en los alimentos para bebés y niños pequeños a niveles tan bajos como sea razonablemente posible».

Dicho plan implicará el aumento de inspecciones, la revisión de los niveles de elementos contaminantes en alimentos y la orientación a la industria acerca de las medidas a tomar para reducir estos factores.

Además, la FDA anunció que trabará en conjunto con el Gobierno, el mundo académico y la industria para apoyar la investigación y el desarrollo de información de seguridad adicional sobre elementos tóxicos en alimentos para bebés y niños pequeños.

«Nuestras nuevas actividades promoverán los esfuerzos que la agencia ha seguido realizando en esta área, incluido nuestro trabajo en 2020 para finalizar un nivel de acción para el arsénico inorgánico en el cereal de arroz infantil», dice el comunicado.

Agrega que los próximos objetivos incluyen el desarrollo de acciones adicionales, como finalizar una guía preliminar sobre la reducción del arsénico inorgánico en el jugo de manzana y publicar una guía que establecerá los niveles de acción para el plomo en los jugos. (Sputnik)