ec4cf406ba1e5d5c9786f99c4a535baa
La presión social obliga a muchos padres en China a quemar etapas en la infancia de sus hijos. (Pixabay)

(Por Carla Colomé/Yahoo News).- Un niño chino de apenas 5 años tiene un curriculum vitae más elaborado y prolífico que cualquiera de nosotros.

El pequeño Chen, según el documento de presentación, ha leído 10,000 libros en chino y en inglés, y tiene hobbies como clases de piano, hip hop, fútbol y juegos de mesa. Además, su personalidad es “independiente” y “escribe tres ensayos en inglés a la semana para expresar sus sentimientos”.

Confieso que cuando leí semejante descripción sentí varias emociones: desde la ternura, la simpatía y la incredulidad, hasta la compasión y la pena.

No es un juego: la presión social que existe en China por la admisión en las guarderías y las escuelas privadas de élite ha hecho que la competencia sea cada vez más una realidad, hasta el punto de que niños como Chen tengan que elaborar una historia de vida que indiscutiblemente no han podido vivir en tan poco tiempo.

El CV de Chen, de ¡15 páginas!, describe su “rica y variada experiencia”, y muestra además un mapamundi con todos los lugares que el pequeño ha visitado alrededor del mundo.

El texto se ha vuelto viral en redes sociales -con más de 20,000 comentarios-, luego de que un bloguero compartiera en la red social Weibo varias capturas de pantalla, según informó el medio South China Morning Post.

https://twitter.com/HW/status/1057962225376215040

La presión social por el éxito que sufren las personas en el gigante asiático de 1,386 millones de personas es tal que ha llevado a los niños a cargar con documentos que, lamentablemente, dicen cosas como estas: “Si me regañan, adapto rápidamente mi estado de ánimo y me dedico activamente a los estudios”.

El documento enfatiza en su “su capacidad de aceptar la derrota”, con tal de exaltar la personalidad del niño, y llega a decir que Chen no llora cuando se vacuna y que se recupera inmediatamente después de caer al suelo.

Niños chinos tienen un maestro robot en un kindergarten de élite. Foto: AFP

El fenómeno del CV infantil se está volviendo cada vez más común debido a una generación de “padres tigre” en China que presionan a sus hijos para que obtener la mayor cantidad posible de logros a una edad temprana.

Incluso hay plantillas en línea para crear currículos para niños: el sitio chino de gráficos compartidos 51miz.com, por ejemplo, ofrece cientos de ellas.

En Estados Unidos, un libro publicado en 2011 por la autora Amy Chua, autodefinida como “madre tigresa” provocó un intenso debate sobre el impacto de ese tipo de presiones sobre los hijos. Y en verdad, ese patrón no ha tenido demasiado impacto.

Volviendo al caso de Chen: varios usuarios de esa red social, que sería una especie de Twitter en China, han expresado su preocupación por lo que transmite un documento como este, algo verdaderamente inquietante.

“Parece que no puedo lograr más cosas que este niño en toda mi vida”, expresó un usuario.

Otro comentó: “Esto es más elaborado que mi ensayo de admisión a la universidad”.

El currículum contiene además su horario semanal de actividades de aprendizaje de cantonés e inglés, y el perfil universitario y laboral de sus padres.

La competencia por el acceso a escuelas de élite en China es objeto de acalorados y amplios debates, siendo al mismo tiempo un fenómeno muy común para los habitantes locales.

Incluso existen sitios web y compañías especializadas que ofrecen comprar plantillas de currículum infantiles.

Aunque en uno de los cuatro municipios de China las autoridades ya han prohibido a las escuelas primarias que exijan CVs a los menores, lo cierto es que esta realidad aún persiste en muchísimos lugares, y es un reflejo de la presión a la cual se enfrentan los ciudadanos chinos desde edades tempranas.