El destino turístico más importante de África, se quedará sin agua en 90 días si no llueve 1
Vista general de un río afectado por la sequía en Overberg, Sudáfrica. El Cabo Occidental se encuentra sumido en la peor sequía en décadas con restricciones de agua de nivel seis en Ciudad del Cabo desde el pasado 1 de enero de 2018. Muchos habitantes temen el día cero, donde se espera que los grifos se sequen. EFE/ Nic Bothma

(Yahoo News) – Para el destino turístico más popular de todo el continente africano la fecha del próximo 22 de abril puede ser fatal: se trata del día en que se acabaría el suministro de agua potable por tuberías.

Hablamos de Ciudad del Cabo, en Sudáfrica, a donde cada año casi 2 millones de turistas acuden a bañarse en sus playas de arena blanca, explorar sus montañas o beber vino en los viñedos cercanos.

El Theewaterskloof Dam, una fuente clave de suministro de agua, se encuentra en sus niveles más bajos a causa de la peor sequía que enfrenta la región en más de un siglo, por lo que las autoridades han tomado medidas drásticas para frenar esa situación.

“Al ritmo actual, es probable que la ciudad llegue al Día Cero el 22 de abril”, dijo a Reuters la concejal Xanthea Limberg, miembro del comité de alcaldía de Ciudad del Cabo para el agua.

 

Las autoridades decidieron que cuando las presas bajen al 13.5% de su capacidad, el suministro municipal de agua se cerrará para todos los servicios, excepto los esenciales, como los hospitales.

En esa situación crítica los residentes de Ciudad del Cabo tendrán que acudir a uno de los 200 puntos de agua fijados en toda la ciudad, donde recogerían un máximo de 25 litros (6.6 galones) diarios, bajo la mirada atenta de agentes de la ley y el orden.

Ya se han tomado medidas como prohibir la limpieza de vehículos y rellenar piscinas y los negocios deberán reducir su consumo de agua entre un 45% y un 60%.

A los residentes se les ha pedido que no usen la ducha por más de dos minutos, no rieguen el jardín, descarguen el inodoro solo cuando sea imprescindible y se limite el uso del lavavajillas y la lavadora.

También se han fijado multas de entre 400 y 800 dólares para quienes violen las regulaciones.

Desde 1995, la segunda ciudad en importancia en Sudáfrica pasó de 2.4 millones de habitantes en ese año a unos 4.3 millones abriendo este 2018, una explosión demográfica que representa un crecimiento del 79%, señaló Kevin Winter, profesor de la facultad de Ciencias Ambientales y Geográficas de Universidad de Ciudad del Cabo.

En contraste, la capacidad de las represas solo ha aumentado en un 15%, por lo que no se corresponde el crecimiento de la población.

 

Las autoridades buscan reducir el consumo de la ciudad a 500 millones de litros por día, la mitad de la cantidad utilizada hace dos años. Para la mayoría de los hogares, eso significa 87 litros (23 galones) por persona, por día.

La industria turística también busca cooperar, limitando las duchas a dos minutos y usando el agua de lavar los platos y la ropa para regar los jardines.

El turismo representa un estimado del 9 por ciento (24.000 millones de dólares) de la producción económica de Sudáfrica el año pasado, según el Consejo Mundial de Viajes y Turismo, reveló Reuters, y es previsible que la actual crisis de suministro de agua tenga un impacto en el flujo de visitantes de la urbe sudafricana.

Anuncios

Deja un comentario