Un hombre busca rescatar algunas de sus pertenencias de lo que algún día fue su hogar, destruido por las aguas del río Acelhuate, en la comunidad de Nuevo Israel de San Salvador, El Salvador, el domingo 31 de mayo de 2020. Las lluvias asociadas a una tormenta tropical ocasionaron la muerte de al menos 11 personas y destrozos en el país centroamericano. (Foto AP/Salvador Meléndez)

[adinserter block=»7″]
[adinserter block=»9″]

SAN SALVADOR (AP) — Las lluvias dejaron al menos 15 muertos, siete desaparecidos y considerables daños después del paso de la tormenta tropical Amanda por El Salvador. Los deslizamientos de tierra y las inundaciones provocados por el desborde de ríos obligaron a cientos de personas a refugiarse en albergues improvisados mientras las autoridades luchan contra la pandemia del coronavirus.

El lunes el ministro de Gobernación, Mario Durán confirmó a los periodistas la cifra de víctimas.

En tanto, la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres en Guatemala informó que dos personas fallecieron : un niño de 9 años que fue arrastrado por un río y otra persona por el colapso de una vivienda, en la que dos más resultaron heridas.

Durán, que está al frente de Protección Civil, dijo que hay más de 7.000 personas afectadas por las lluvias que se encuentran en los 154 albergues habilitados por el gobierno. El domingo, en un informe preliminar, las autoridades habían dicho que al menos 900 viviendas habían resultado dañadas en todo el país.

Los lugareños observan los daños causados ​​por las inundaciones después de que el río Acelhuete se inundó en San Salvador, El Salvador, el domingo 31 de mayo de 2020. (AP Foto/Salvador Melendez)

En tanto, el presidente Nayib Bukele visitó una de las comunidades más afectadas en la periferia de la capital salvadoreña, donde 50 familias perdieron sus casas, y anunció que los ayudará hasta con 10.000 dólares para reconstruirlas.

“Se van a hacer las casas, (el Ministerio de) Obras Públicas se va a encargar de los trabajos y va a alcanzar (el dinero) para todos los que lo necesiten”, manifestó el mandatario.

“Esto nunca lo habíamos vivido, era tan fuerte la lluvia y de pronto el agua entró a la casas y sólo vimos como se caían”, dijo María Torres, una mujer de más de 50 años.

Vehículos dañados por el río Acelhuate después de una inundación repentina en un barrio de San Salvador, El Salvador, el domingo 31 de mayo de 2020. (AP Foto/Salvador Melendez)

El ministro Durán estimó los daños en aproximadamente 200 millones de dólares y explicó que el 25% de las lluvias que caen en el país en un año “ha caído en 70 horas”.

El estatal Fondo de Conservación Vial informó que atendió 188 afectaciones en las carreteras del país, la mayoría derrumbes, y que se detectaron tres hundimientos.

Las lluvias prácticamente destruyeron el centro turístico Los Chorros ubicado en la periferia oeste de la ciudad de Santa Tecla, a unos 20 kilómetros de San San Salvador. La mayoría de las principales vías quedaron bloqueadas por los derrumbes y cientos de vehículos resultaron dañados.

Por su parte, la Asamblea Legislativa aprobó una reforma presupuestaria para que el gobierno pueda disponer de un préstamo de 389 millones de dólares otorgado por el Fondo Monetario Internacional y que usará para atender la emergencia del COVID-19 y la tormenta Amanda.

El Salvador registra 2.582 casos confirmados de coronavirus, 46 fallecidos y 1.063 recuperados.