Cuestionan limpieza en California tras incendios

Inés Madrigal, quien presentó el caso de un médico que se robó a un bebé recién nacido durante la dictadura franquista, frente al tribunal en Madrid el 8 de octubre del 2018. (AP Photo/Manu Fernandez)

MADRID (AP) — Un tribunal en España falló el lunes que un médico robó un bebé recién nacido hace casi cinco décadas, uno de muchos casos similares durante la dictadura franquista, pero lo exoneró porque los cargos habían prescripto.

El tribunal falló que el ginecólogo Eduardo Vela, ahora de 85 años de edad, no puede ser penalizado porque la demandante, Inés Madrigal, inició la demanda en 2012, más de una década después de la prescripción del delito más grave.

Sin embargo, el tribunal sí halló que Vela fue el responsable de robar a Madrigal en 1969, de fingir que ella era hija biológica de sus padres adoptivos y de falsificar documentos oficiales.

La sentencia del lunes es la primera en relación con el secuestro de miles de bebés desde que inició la Guerra Civil Española en 1936 y hasta la muerte del dictador Francisco Franco en 1975.

El régimen derechista permitió una campaña para quitar niños a las familias de pobres, prisioneros o enemigos políticos, en ocasiones arrebatando los recién nacidos a mujeres al mentirles diciendo que habían muerto durante el parto. Los niños eran entregados a familias franquistas o a la iglesia, que educaban a los niños bajo la ideología del régimen y el catolicismo.

Vela, quien era director de una clínica en Madrid considerada como el epicentro del escándalo, negó las acusaciones durante el juicio.

Madrigal, quien se enteró a los 18 años que no vivía con sus padres biológicos, argumentó que no pudo presentar su demanda antes porque sólo se enteró de la conjura en 2010, cuando su madre adoptiva, quien murió tres años después, le contó los detalles de lo que había sucedido en la clínica de Vela.

Las pruebas de ADN confirman el hecho, pero nunca se encontró a los padres biológicos de Madrigal.

A Madrigal, ahora de 49 años, le pareció que el veredicto del tribunal fue “agridulce” y anunció que apelaría al Tribunal Supremo del país.

“Estoy contenta porque la juezas reconocen que hubo robo, que me arrebataron a mi madre. Pero no pensaba que se iba a detener en la prescripción”, dijo a la prensa. “El tribunal tenía que haber sido más valiente”, agregó.

Madrigal no es el único caso de “bebés robados”, como se les conoce en España, que ha llegado a los tribunales. En el pasado, las cortes han rechazado la mayoría de las demandas por llegar después de haber caducado.

España sólo comenzó a investigar los casos de “bebés robados” hace una década, cuando un magistrado de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón, abrió una investigación sobre los más de 30.000 niños que estaban bajo cuidado del régimen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: