Iglesia Católica suspende ritual anual por violencia en Nicaragua

Managua, 24 jun (EFE).- La Iglesia Católica anunció hoy que este año no realizará la anual “bajada” de la imagen de la “Sangre de Cristo”, en la catedral metropolitana de Managua, debido a la crisis sociopolítica que ha cobrado al menos 218 vidas en Nicaragua.

La imagen de la “Sangre de Cristo”, uno de los mayores tesoros de la catedral nicaragüense, cumplirá el 30 de junio 380 años de haber llegado a Nicaragua, procedente de Guatemala, pero no lo celebrará entre los feligreses.

“Este año no vamos a tener la procesión que tradicionalmente se tiene por las calles de Managua, por la misma situación que estamos viviendo”, anunció este domingo el rector de la catedral, Luis Herrera.

Managua, al igual que el resto de Nicaragua, es acechada de forma constante por “fuerzas combinadas” del Gobierno que se dedican a realizar “ejecuciones selectivas”, asesinatos, asaltos, arrestos, torturas y destrucción de bienes, especialmente en horas de la noche, según organizaciones humanitarias nacionales e internacionales.

La “Sangre de Cristo”, ante la cual el papa Juan Pablo II se arrodilló en su segunda visita a Nicaragua, en enero de 1996, es una de las imágenes más queridas por los católicos de la Arquidiócesis de Managua.

La celebración anual de su llegada a Nicaragua es especial para los creyentes, ya que dicha imagen únicamente es bajada de su trono dos veces al año, una en su aniversario y otra en Semana Santa.

La fe católica es predominante en Nicaragua, ya que abarca al 58,5 % de sus 6,3 millones de habitantes, según datos oficiales.

Nicaragua lleva más de dos meses hundida en la crisis sociopolítica más sangrienta desde la década de 1980, con Daniel Ortega también como presidente.

Las protestas contra Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, comenzaron por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en un reclamo que pide la renuncia del mandatario, después de once años consecutivos en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción en su contra. EFE

Deja un comentario