[adinserter block=»7″]
[adinserter block=»9″]

CIUDAD DE MÉXICO (AP) — Una tormenta que parece dirigirse hacia la costa del Golfo de México en Estados Unidos se fortaleció a tormenta tropical el viernes mientras causaba precipitaciones en el sur de México y Centroamérica.

La tormenta tenía vientos máximos sostenidos de 65 kilómetros por hora (40 millas por hora) y se movía hacia el norte a 19 km/h (12 mph), informó el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos. Se espera que atraviese la península de Yucatán el viernes y eventualmente se dirija hacia la costa del Golfo de México en Estados Unidos.

Poco después del mediodía, su centro se ubicaba a 60 kilómetros (35 millas) al sur-sureste de Mérida y a unos 960 kilómetros (595 millas) al sur de la boca del río Mississippi.

Una vigilancia de tormenta se emitió en el norte de la costa del Golfo de México desde la intercosta de la ciudad de Luisiana hasta la frontera entre Alabama y Florida.

Cristóbal tocó tierra el miércoles en México como tormenta tropical antes de debilitarse. Se había formado esta semana en la Bahía de Campeche con los remanentes de la tormenta tropical Amanda, que se había formado la semana pasada en el este del Pacífico y golpeó Centroamérica.

Ambas tormentas se han combinado para provocar hasta 89 centímetros (35 pulgadas) de precipitaciones en algunas zonas en la última semana. Por lo menos 30 muertes se han atribuido a las dos tormentas, y las inundaciones y deslaves que provocaron.

La trayectoria pronosticada por el Centro de Huracanes muestra que la tormenta llegará a la costa del Golfo de México de Estados Unidos la mañana del lunes, e indica que Cristóbal podría provocar lluvias desde el oriente de Texas hasta Florida este fin de semana y a principios de la semana que entra.

En Bacalar, en el sur del estado de Quintana Roo, 230 familias quedaron aisladas por las lluvias y tuvieron que ser evacuadas por avión, informó el viernes David León, coordinador nacional de protección civil de México. Agregó que hubo daño ligero en 75 municipios en siete estados.

En Luisiana, el gobernador John Bel Edwards declaró el jueves estado de emergencia en preparación para la posible llegada de la tormenta.

“Ahora es momento de hacer sus planes, que deben incluir artículos tradicionales de emergencia junto con mascarillas y desinfectante de manos, ya que continuamos luchando con la pandemia del coronavirus”, dijo Edwards en un comunicado.