Damasco, 9 ene (Sputnik). – Los militares estadounidenses abandonaron dos bases en el nordeste de Siria y partieron en dirección a Irak, comunicó este miércoles la agencia de noticias SANA.

Según el medio, unos 40 camiones con equipos militares salieron de la base de Jerab Al Yair, en la provincia siria de Al Hasaka, y se dirigieron hacia la frontera con Irak.

A su vez, desde la base emplazada en la localidad de Al Shadadi partieron 50 camiones con equipos y se dirigieron al paso fronterizo Al Walid en la frontera con Irak.

Se comenta que varios camiones llegaron a la base en Al Shadadi procedentes de la provincia de Deir Ezzor, en el sureste de Siria.

La agencia SANA comenta que se trata de los «preparativos de la retirada definitiva de las tropas de ocupación», pero no revela las fuentes de esa información.

En la madrugada de este miércoles fueron bombardeadas instalaciones militares usadas por EEUU en Irak, incluidas la base de Ain al Asad en la provincia de Al Anbar (oeste) y otra en Erbil (norte).

El Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán (CGRI), que asumió la autoría de los ataques, advirtió que se trata de una respuesta al asesinato del general Qasem Soleimaní, en una operación especial de EEUU, y amenazó con más represalias en el marco de lo que bautizó como la ‘Operación mártir Soleimaní’.

Los ataques iraníes, según los medios, comenzaron a las 1.20 locales, la misma hora del asesinato de Soleimaní en Bagdad el pasado día 3 de enero, hecho que desató un intercambio de amenazas entre Teherán y Washington.

La televisión iraní Press TV afirmó que el bombardeo se saldó con 80 muertos; por su parte, el presidente Donald Trump dijo que ningún estadounidense resultó muerto ni herido en la ofensiva.

El CGRI exhortó antes a EEUU a retirar sus fuerzas de Oriente Medio para evitar un gran número de víctimas. (Sputnik)

Anuncios

Por Redaccion

Deja un comentario