Managua, 19 nov (Sputnik).- Una última actualización realizada por el Gobierno de Nicaragua el miércoles indicó que el número de fallecidos como consecuencia del azote del huracán Iota sumaban 18, tras el hallazgo de otros cuerpos en el área del principal deslizamiento de tierra, dijo la vicepresidenta Rosario Murillo.

«A estas horas acabamos de concluir una comunicación con el compañero Pedro Haslam (autoridad política del norteño departamento de Matagalpa) quien viene bajando del macizo de Peñas Blancas, donde sucedió la tragedia que nos ha conmovido a todos, (…) donde perdieron la vida nueve hermanos. Nos hace falta encontrar a la mamá y la abuelita de la niña Karen Junieth Martínez quien también perdió la vida. A ellas no las hemos podido encontrar todavía», dijo Murillo en una intervención especial ante los medios gubernamentales.

La vicemandataria señaló que ante la pérdida de estas vidas resulta importante el cuidado en todo momento, y más aún en circunstancias difíciles como las vividas por Nicaragua desde principios de este mes, cuando el 3 de noviembre el territorio recibió el impacto de otro poderoso huracán, Eta.

«Las personas evacuadas fueron 160.597 hasta la noche de ayer (por el martes), (…). Y a esta hora, las 6 de la tarde cuando se preparó este corte, continuaban albergados, atendidos también con alimentación y medicinas, puestos de salud 56.469 personas en todo el país», apuntó Murillo.

Además del deslave de Peñas Blancas, municipio Tuma La Dalia en el departamento de Matagalpa (norte), que resultó la peor tragedia humana dejada por Iota en Nicaragua, se reportó otro causante de dos víctimas en Wamblán, municipio Wiwilí, del departamento de Jinotega (norte).

Al amanecer del martes la crecida repentina de un río arrastró dos viviendas en la comunidad La Piñuela, del departamento de Carazo (región del Pacífico) causando la muerte de una mujer y cuatro niños.

Sobre estas tragedias, la vicepresidenta de Nicaragua advirtió, en varias de sus intervenciones de los últimos días, la necesidad de que la población gane en conciencia sobre las potenciales situaciones de riesgo en casos de desastres naturales. (Sputnik)