Redacción, San José (confidencial.com.ni).- El periodista y director de CONFIDENCIAL y Esta Semana, Carlos Fernando Chamorro, denunció la noche de este lunes que la Policía se encuentra allanando su casa de habitación ubicada en Intermezzo del Bosque en Managua.

“Exigimos respeto de la integridad física de mi cuñada Amelia Elizondo, Amparo, y Álvaro, el guarda de seguridad”, manifestó Chamorro a través de su cuenta de Twitter.

Desirée Elizondo, esposa del periodista, detalló en la misma red social que seis patrullas de policías entraron a la vivienda desde las 8:30 de la noche. “Como ladrones, entran de noche y al amparo de las armas”, escribió.

Chamorro había advertido en su más reciente columna, publicada en CONFIDENCIAL el pasado ocho de junio, que Ortega empezó a ejecutar “un nuevo golpe de Estado contra el derecho constitucional de los nicaragüenses a elegir y ser electos en libertad”.

“La escalada represiva no se detendrá en los próximos meses. Todos los nicaragüenses, en la indefensión, somos rehenes de la dictadura”, auguró el periodista.

Los asaltos al periodismo combativo de Chamorro

La Policía de la dictadura orteguista allanó el pasado 20 de mayo el estudio de grabación de los programas Esta Semana y Esta Noche, dirigidos por Chamorro, que se había instalado provisionalmente en un pequeño espacio del centro corporativo Invercasa, tras el asalto y confiscación de la Redacción de CONFIDENCIAL, en diciembre de 2018.

Chamorro insistió en esa ocasión que ese nuevo allanamiento ilegal no tenía relación con la investigación que el Ministerio de Gobernación levantó contra la FVBCh, como pretendió justificar la dictadura.

“Yo no soy miembro de la Fundación Violeta Barrios de Chamorro, no pertenezco a su junta directiva y los medios y periodismo que nosotros realizamos no recibe y nunca ha recibido donaciones de programas y proyectos de esa Fundación”, explicó tras el asalto en el que arrasaron con cajas, computadoras y cámaras de grabación y edición de televisión.

Chamorro destacó que “no nos van a callar, pueden robarse otras cámaras de televisión, otros accesorios, pueden ocupar un recinto donde nosotros habíamos hecho algunas producciones, pero vamos a seguir informando, no van a callar a nuestros periodistas”.

“La redacción de CONFIDENCIAL no está en nuestro medio confiscado, ni tampoco está en este lugar, que ha sido asaltado por la Policía en un acto inútil, porque nunca va a poder confiscar el periodismo, porque nunca van a poder callar este medio de comunicación y aquí estamos haciendo periodismo, informando”, insistió.

La medianoche del 13 de diciembre de 2018, la Policía orteguista allanó de forma ilegal las instalaciones de CONFIDENCIAL, ubicada en Planes de Altamira. Un día después regresaron y ocuparon manu militari el edificio donde funcionaban CONFIDENCIAL, Esta Semana, Esta Noche, Revista Niú y la empresa consultora Cabal.

El 23 de febrero de este año la dictadura ejecutó el último acto de confiscación del edificio, en complicidad con el Ministerio de Salud (Minsa), al convertir el lugar en una casa materna de “fachada”.

“Estamos ante un burdo intento de lavar un crimen de Estado contra las libertades de prensa, de expresión, y de asociación, con la complicidad del Ministerio de Salud”, denunció el director de CONFIDENCIAL.

Chamorro dijo que “Ortega ha cerrado un medio de comunicación que está cumpliendo 25 años de hacer periodismo independiente, pero nunca ha podido confiscar el periodismo, ni callar a CONFIDENCIAL”.

“Donde antes se hacía periodismo en libertad, en la redacción de CONFIDENCIAL, ahora están las fotos gigantes de Ortega y (Rosario) Murillo con su color rosa chicha, simbolizando un nuevo monumento al crimen contra la libertad de prensa”, reiteró Chamorro.

Premian su coraje a nivel mundial

El pasado 25 de mayo, Chamorro fue reconocido con el Premio Ortega y Gasset por su trayectoria periodística, que otorga el diario español El País. El reconocimiento llega mientras el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo dirige una nueva persecución contra la prensa independiente en Nicaragua.

“Lo recibo muy honrado, como portavoz de un mensaje de aliento para el periodismo independiente de Nicaragua, que está defendiendo la libertad en estos momentos de persecución”, valoró Chamorro sobre el reconocimiento que destaca su “capacidad para sobreponerse y enfrentarse al régimen represivo” de Nicaragua.

El premio, otorgado por unanimidad, destacó a Chamorro como “emblema de la defensa de la libertad de expresión”.

“El suyo es un ejercicio de periodismo con mayúsculas, ejercido ante la adversidad y la violencia”, manifestó el jurado del premio.

Hijo del periodista y Mártir de las Libertades Públicas, Pedro Joaquín Chamorro, asesinado en enero de 1978 durante la dictadura somocista, y de la expresidenta Violeta Barrios de Chamorro, el director de CONFIDENCIAL tiene cuatro décadas de trayectoria periodística y ha reafirmado su compromiso con el ejercicio de un periodismo independiente, pese a la persecución del régimen orteguista.

El 20 de julio de 2010, Chamorro se convirtió en el segundo nicaragüense que gana la “Medalla de Oro” del Premio Maria Moors Cabot, otorgado por la Escuela de Periodismo de la Universidad de Columbia, con sede en Nueva York.

Sobre Carlos Fernando Chamorro, la Junta Directiva del Premio Cabot señaló que “es un periodista con un liderazgo nacional, una persona con conciencia e integridad, un defensor de su pueblo y un relator honesto de historias. Nicaragua mira sus programas de televisión y sus artículos por su veracidad e imparcialidad en una atmósfera altamente politizada”.

Además, indicaron que se “ha convertido en el más independiente y valiente periodista del hemisferio”.

“Carlos Fernando Chamorro sirve como un ejemplo excepcional de coraje en su lucha por frenar los abusos de un régimen autoritario”, manifestaron en el acta del premio.

El primer periodista nicaragüense en ganar ese galardón fue su padre, el Dr. Pedro Joaquín Chamorro Cardenal, en 1977, cuando fungía como director del diario La Prensa, en Nicaragua. En 2019, el caricaturista de CONFIDENCIAL, Pedro X. Molina también fue distinguido con el mismo premio.

Los premios Moors Cabot se fundaron en 1938 y se otorgan a periodistas que promueven un mejor entendimiento de las Américas.

Noticia en desarrollo

Créditos: Confidencial