LAGOS, Nigeria (AP) — Citando la falta de evidencias, las autoridades en Nigeria comenzaron a liberar el domingo a cientos de personas acusadas de apoyar a un grupo extremista islámico.

Salihu Othman Isah, un asesor especial del fiscal general, dijo en un comunicado que 475 sospechosos serán enviados a rehabilitación en lugar de enfrentar un juicio.

Ellos se encuentran entre los más de 1.000 presuntos miembros de Boko Haram, cuyos juicios comenzaron el lunes pasado en un cuartel militar en la ciudad central de Kainji.

Los sospechosos fueron acusados de pertenecer a Boko Haram o de ocultar información sobre el grupo.

El presidente Muhammadu Buhari dijo recientemente que la era del terrorismo de Boko Haram “está llegando gradualmente a su fin”. Sin embargo, el grupo continúa lanzando ataques suicidas en el noreste del país y su líder sigue prófugo.

Anuncios

Deja un comentario