Opinión de CorteIDH da “herramientas” a población LGBTI para exigir derechos

LGBTI

Guatemala, 10 ene (EFE).- “Desperté muy emocionado y me siento muy optimista”, dijo hoy el director ejecutivo del movimiento Visibles de Guatemala, Luis Barrueto, un día después de que la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) defendiera los derechos familiares de la población LGBTI, incluido el matrimonio.

“La Corte ha hecho esa interpretación expansiva de que los derechos que se pueden aplicar para la población LGBTI, en realidad aplican y los tienen que hacer valer los Estados. Y pronto. Y es obligación de los Estados hacerlo”, manifestó este joven comunicador y periodista en entrevista a Efe.

La opinión consultiva, aseguró Barrueto, “le da herramientas a la población LGBTI para ser más claras y articular sus derechos” y “yo tengo ese derecho”, apuntó.

Ahora la dificultad que existe en Guatemala, advirtió el también fundador de Visibles, es comenzar a tener la discusión.

“Durante mucho tiempo hemos cerrado nuestras mentes a entender que muchas parejas viven sin la institución civil” y cambiar esa perspectiva, para que la sociedad entienda que “son situaciones personales las que están siendo implicadas en un sistema represivo”, lo cual debe cambiar.

Será difícil que en lo inmediato la discusión logre cambiar “mentes y corazones” de las personas e, incluso de los congresistas, por lo que se podría iniciar “un juicio ante las cortes para retar por esa vía y así ajustar la jurisprudencia adoptando los compromisos que ha firmado Guatemala en el Sistema Interamericano”.

Esa determinación podría no implicar “luchar contra el balance de fuerzas que existe en la sociedad -conservadora en su mayoría- y el balance sería sobre los magistrados de las distintas cortes del país”, sugirió Barrueto.

Incluso, recordó, existen precedentes del Sistema Interamericano que le ponen presión a Guatemala para hacer ajustes en su sistema, como el caso de la jueza Karen Atala Riffo en Chile y que sentó precedentes que dieron pie a mayor inclusión en ese país y en la jurisprudencia latinoamericana.

Por su condición de lesbiana, los tribunales chilenos le quitaron a la jueza Atala la custodia de sus tres hijas en 2004, una decisión del Estado chileno que en 2012 la CorteIDH condenó por discriminarla, toda vez que violó los derechos a la igualdad y la no discriminación, la vida privada y la garantía de imparcialidad.

Pero la responsabilidad de que avance en Guatemala este tipo de cambios, “viene de la mano de la sociedad civil”, la cual “debe generar las condiciones base para que se active”, pronunció.

Barrueto indicó que la opinión consultiva de la CIDH “es bastante sólida y fuerte”, pero “si no se tiene la discusión local, si no hay la conversación, no va a pasar nada que garantice el derecho”.

Para que “se active”, mencionó, debe haber presión de las organizaciones civiles y “por ejemplo con la iniciativa de la diputada Sandra Morán -quien se ha identificado como lesbiana y feminista-, también es una discusión en los medios. Ha sido un reto tener que explicar desde cero estos temas”.

El director de Visibles pidió a cada miembro de la comunidad a hacer evidentes “nuestras historias”, “contarlas” y “dejar de ser tan abstracto”.

Decir: “Luis es un profesional que trabaja, que le gusta leer y además es gay o Sandra que es una diputada que tiene tales iniciativas y este es su trabajo y que además es lesbiana” y así evitar encasillar y discriminar a las personas.

Dentro del movimiento que fundó en noviembre del año pasado y que pretende “refrescar” y “promover la plena inclusión de la sociedad LGBTI en el país centroamericano”, se encuentran “muy contentos por el anuncio en general”, con lo que se escala un peldaño más en la cuesta que falta por avanzar en la lucha contra la discriminación y aceptación de la diversidad sexual. EFE

Anuncios

Deja un comentario