PARKLAND, EEUU (Reuters) – Un joven acusado de matar a tiros a 17 personas en una escuela de Florida fue investigado por la policía en 2016, después de que se hizo un corte en un brazo en un video en redes sociales y dijo que quería comprar un arma, pero las autoridades decidieron que recibía apoyo suficiente, informó el sábado un diario.

Nikolas Cruz, de 19 años, está acusado de cometer múltiples homicidios el miércoles en la Escuela Secundaria Marjory Stoneman Douglas en Parkland, un suburbio de Miami. Más de una decena de personas también resultaron heridas en el tiroteo más letal en una secundaria estadounidense.

Para este fin de semana se han organizado más vigilias y funerales en Parkland. También se realizarán dos exhibiciones de armas y una manifestación para pedir un proyecto de ley sobre seguridad de armas de fuego.

Según un reporte del diario Sun Sentinel del sur de Florida, Cruz publicó un video en el que se hace un corte en el brazo en la red social Snapchat en septiembre de 2016, lo que generó preocupación entre las agencias de seguridad y en el Departamento de Servicios para la Familia y Menores de Florida.

“El señor Cruz declaró que tenía planes de salir y comprar un arma. No se sabe para qué quiere comprar el arma”, sostiene un reporte escrito por funcionarios de departamento después de que investigadores entrevistaron al adolescente, según el Sun Sentinel.

El diario reportó que los investigadores finalmente decidieron que Cruz, de 18 años en ese momento, contaba con suficiente apoyo de profesionales de la salud mental y de su escuela, y que cualquier riesgo en su caso era bajo.

Representantes del Departamento de Servicios para la Familia y Menores no respondieron a las solicitudes de comentarios.

2018-02-17T101523Z_1_LYNXNPEE1G0AE_RTROPTP_2_FLORIDA-SHOOTING.JPG.cf
En la imagen, un cartel rinde homenaje a las víctimas del instituto Marjory Stoneman Douglas de Parkland, Florida, el 16 de febrero de 2018. REUTERS/Carlos Garcia Rawlins

El viernes, el Buró Federal de Investigaciones (FBI, por su sigla en inglés) admitió que no investigó una alerta enviada este año sobre que Cruz poseía un arma y tenía el deseo de matar.

Una persona descrita como alguien cercano a Cruz llamó al teléfono informativo del FBI el 5 de enero para avisar que estaba preocupado por el joven, según la agencia. La información no fue enviada a la oficina del FBI en Miami, lo que según las autoridades fue una violación de protocolo.

La información generó malestar entre los residentes del barrio de Parkland y llevó al gobernador de Florida, Rick Scott, a pedir la dimisión de Christopher Wray, jefe del FBI.

“Hemos hablado con víctimas y familias, y lamentamos profundamente el dolor añadido que esto causa a todos los afectados por esta tragedia horrible”, dijo Wray el viernes en un comunicado.

El fiscal general de Estados Unidos, Jeff Sessions, dijo que había solicitado una revisión de los procedimientos del FBI tras el tiroteo, en el que murieron 14 estudiantes y tres empleados de la escuela.

Anuncios

Deja un comentario