Venezuela pone bajo lupa las relaciones con los países europeos que respaldan a Guaidó

2019-02-04T163410Z_1_LYNXNPEF131C5_RTROPTP_2_VENEZUELA-POLITICA.JPG.cf
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, asiste a un ejercicio militar en Turiamo, Venezuela, el 3 de febrero de 2019. REUTERS/Palacio Miraflores


CARACAS (Reuters) – Más de una docena de países europeos reconocieron el lunes a Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela desafiando al mandatario Nicolás Maduro, cuyo gobierno advirtió que revisará las relaciones con las naciones que se “pliegan” ante Washington para derrocarlo.

El movimiento coordinado por países como Alemania, España, Francia y Reino Unido, entre otros, se produjo después de que expirase el plazo de ocho días que dieron la semana pasada para que Maduro convoque nuevos comicios, lo que aumenta la presión para que deje el poder, que según sus críticos “usurpa” tras unas controversiales elecciones en 2018.

Poco después, el gobierno venezolano expresó su rechazo a la decisión adoptada por los países europeos a los que acusó de alinearse con la estrategia de Washington.

La cancillería venezolana dijo, en un comunicado, que el gobierno “revisará integralmente las relaciones bilaterales con esos gobiernos a partir de este momento, hasta tanto se produzca una rectificación que descarte su respaldo a los planes golpistas”.

El presidente había dicho en un acto militar, poco antes, que “a Venezuela no le ponen ultimátum nadie, ni usted señor Pedro Sánchez ni nadie en el mundo, Venezuela es un país soberano libre, independiente”.

Los países europeos se sumaron a Estados Unidos, que inmediatamente expresó su respaldo a Guaidó cuando el 23 de enero se proclamó presidente interino en una multitudinaria marcha. El gobierno lo califica como un “títere” de Washington, que impuso severas sanciones a la petrolera estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA).

Guaidó ha propuesto, además de retirar a Maduro, conformar un gobierno de transición y convocar elecciones presidenciales cuando las condiciones sean adecuadas.

En un intento por ganar tiempo, Maduro propuso el sábado que las elecciones parlamentarias sean adelantadas desde diciembre del 2020 a este mismo año, argumentando que la opositora Asamblea Nacional atraviesa una crisis.

RUSIA DENUNCIA INJERENCIA

Mientras tanto, China y Rusia, que han volcado miles de millones de dólares en inversiones y préstamos en Venezuela, están apoyando a Maduro en una extensión de su lucha geopolítica contra Estados Unidos. Otros países como los aliados Cuba y Bolivia también han ofrecido su apoyo.

El Kremlin dijo el lunes que la decisión de algunos países europeos de reconocer a Guaidó como presidente interino representa una injerencia extranjera y que los venezolanos, no los países extranjeros, deben resolver sus problemas políticos internos.

“A partir de hoy, no escatimaremos esfuerzos para ayudar a todos los venezolanos a lograr la libertad, la prosperidad y la armonía”, dijo el primer ministro español, Pedro Sánchez.

Maduro respondió: “Si algún día se concretara el golpe de Estado, si algún día se concretara una intervención militar gringa, sus manos, señor Pedro Sánchez, quedarán llenas de sangre”.

El antiguo sindicalista de 56 años reemplazó al fallecido Hugo Chávez en 2013 después que falleciera a causa de un cáncer. Pero ha presidido un profundo colapso económico que ha llevado a tres millones de personas a salir del país en los últimos años huyendo de la pobreza.

“La opresión del régimen ilegítimo y cleptocrático de Maduro debe terminar”, dijo el ministro de Exteriores británico, Jeremy Hunt, cuando anunció que Londres estaba reconociendo a Guaidó, un ingeniero de 35 años.

Sin embargo, Italia bloqueó el lunes una posición conjunta de la UE para reconocer a Guaidó.

En medio de la crisis, el secretario de Estado del Vaticano informó de que Maduro dirigió una carta al papa Francisco para buscar relanzar el diálogo en su país, una carta que tanto la oposición como Washington han descartado por considerar que la crisis en Venezuela no puede esperar.

El cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado del vaticano, de visita en Emiratos Árabes, no dio más detalles de la misiva dirigida a uno de los primeros mediadores en las conversaciones entre el gobierno y la oposición venezolana que han fracasado en los últimos años.

Advertisements

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: