[adinserter block=»7″]
[adinserter block=»9″]

San José, 16 junio 2020.- Tras 28 días de aislamiento en un centro de atención para personas positivas por Covid-19, 23 personas de la comunidad de La Carpio lograron vencer el virus y tuvieron la tarde de este domingo un exitoso retorno a sus viviendas.

La misma situación se dio con nueve transportistas quienes, luego del confinamiento, pudieron dirigirse a Peñas Blancas y continuar su ruta.

Con el fin de evitar el contagio, la Comisión Nacional de Prevención de Riesgos y Atención de Emergencias (CNE) trasladó a estas personas el pasado 17 de mayo hacia un albergue ubicado en el centro San José, para que fueran atendidas bajo un ambiente seguro y con las condiciones físicas necesarias para el tratamiento del virus.

Este domingo, luego de que el Ministerio de Salud levantara la orden sanitaria respectiva por estar fuera del foco de contagio, la institución procedió al traslado respectivo a sus hogares y a Peñas Blancas.

Para la CNE este tipo de espacios son realmente importantes y así lo dejó ver en conferencia de prensa su presidente Alexander Solís. “El éxito de contar con estos centros de atención para pacientes positivos por Covid radica en la protección del paciente y de su entorno, lo cual se ve reflejado en el cese del contagio al realizar una rápida acción de aislamiento y atención”, explicó.

De momento, la CNE tiene habilitados albergues en San José y el fin de semana pasado se abrió uno en Peñas Blancas de San Ramón donde se encuentran 19 personas positivas.

Líneas de acción

La estrategia de contención primaria de casos positivos se aplicó de forma exitosa en San José, al permitir controlar brotes en sitios de alta vulnerabilidad como es el caso de La Carpio, en La Uruca, y lugares aledaños.

Las autoridades de la CNE y Salud valoran instalar centros de atención en diferentes sitios del país para minimizar la propagación del virus y mantener el arraigo de las personas en el sitio donde habitan.

Como medida preventiva, se ha tomado la previsión de contratar una organización con experiencia en el manejo de la salud, de residuos y un contrato de desinfección profunda en cada albergue con el fin de evitar la exposición de voluntarios comunitarios.

Las personas positivas con orden sanitaria que requieren un aislamiento temporal son aquellas que no pueden cumplir su cuarentena en su hogar por razones físico-sanitarias y de seguridad. Por lo tanto, ubicar a las personas en albergues temporales es fundamental ya que evita el contagio hacia su burbuja social y sus vecinos, garantizando que las personas que habitan o visitan los territorios estén seguras.