7 de cada 10 personas adultas mayores es hipertensa

MAYO 2019.- Los estudios de vigilancia epidemiológica de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) revelan que 7 de cada 10 personas adultas mayores son hipertensas y que la población femenina es la más afectada con esta enfermedad silenciosa.

El doctor Daniel Salas Peraza, ministro de Salud, el doctor Román Macaya Hayes, presidente ejecutivo de la CCSS, el doctor Mario Felipe Ruiz Cubillo, gerente médico y la doctora Yohana Díaz de Valle, consultora Internacional en Sistemas de Salud de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) destacaron el impacto que produce este mal en la población de todo el mundo.

La preocupación la plantearon durante un acto en el cual la CCSS recibió la adhesión para formar parte de la Liga Mundial contra la Hipertensión Arterial, un organismo multinacional que orquesta una lucha en distintos países contra ese padecimiento.

Esas autoridades de salud hicieron un llamado a la población para que adopte prácticas de vida que reduzcan esta condición que es un factor de riesgo para enfermedades cerebrales y cardiovasculares que constituyen la primera causa de muerte en el territorio nacional.

Una de las preocupaciones mayores planteadas por el doctor Macaya Hayes es que, cada vez más personas jóvenes son diagnosticadas con este padecimiento. Los estudios epidemiológicos de la CCSS demuestran que 15.2% del grupo entre 20 a 39 años fue diagnosticado con este padecimiento, es decir unas 250 mil personas.

La hipertensión arterial ha demostrado estar asociada con otras enfermedades cardiovasculares, pues tres de cada 10 hipertensos en Costa Rica cuentan con diabetes como enfermedad concomitante, lo cual potencializa el riesgo de enfermedad cardiovascular en el futuro.

En este momento, la CCSS tiene en tratamiento farmacológico a 1.108.497 personas, ofreció el año pasado 1.356.305 consultas por esta causa y atendió 43848 emergencias provocadas por descompensaciones por este padecimiento.

La hipertensión en cifras de la CCSS

 

Variable Detalle
Monto de la inversión ¢3.195.6 millones

 

Pacientes en tratamiento 1.108.497.37
Consultas por hipertensión 1.356.305

  1. 846 639 mujeres
  2. 509.666 hombres

 

Emergencias 43 848

Fuente: Área de Estadísticas de la Salud de la CCSS y Dirección de Farmacoepidemiología.

Las autoridades de la CCSS ofrecieron a la población estos consejos para mantenerl a enfermedad bajo control:

  1. Dejar de fumar.
  2. Controlar su  peso.  Recuerde que el  sobrepeso le añade una carga extra a su corazón.
  3. Reduzca el consumo de sal y consuma alimentos saludables, que no  aumenten el  nivel de colesterol.
  4. Evitar el consumo de bebidas alcohólicas, pues esta sustancia aumenta la presión en sus arterias.
  5. Realizar regularmente alguna actividad física.  Elija un programa sencillo que pueda mantener, y hágalo regularmente, aunque sea caminar 30 minutos al día.
  6. Reducir el estrés.  Si se relaja, mejorará su presión arterial.
  7. Cumpla al pie de la letra con el tratamiento que le prescribe su médico.
  8. Retirar los medicamentos y si tiene dudas aprovechar la consulta farmacéutica que ofrece la CCSS.
  9. Conocer los números de su presión arterial:  Normal 120/80.   Alta sobre 140/90.
  10. Asistir a las citas de control.

Riesgo no percibido

Otra de las preocupaciones de las autoridades de salud es que a pesar del riesgo que engendra este padecimiento, un estudio realizado por el Instituto Costarricense de Investigación y Enseñanza en Nutrición y Salud (INCIENSA) y conducido por la doctora Adriana Blanco Metzler, demostró que las personas consultadas no sienten riesgo de desarrollar hipertensión arterial pese a que tienen antecedentes familiares de esa condición y de enfermedad cardiovascular.

En relación con el consumo de sal, que es uno de los factores de riesgo de la hipertensión, desconocen que este producto favorece la presencia de presión alta.

Quienes tenían familiares con diabetes, presión alta, problemas del riñón o del corazón afirmaron que podrían tener riesgo de padecer alguna de estas enfermedades por causas hereditarias y no tiene relación con el consumo de sal.

Las personas diagnosticadas con hipertensión señalaron que al inicio les generó temor, miedo y angustia, pero al aceptar el diagnóstico y comparar su padecimiento con otras enfermedades crónicas no transmisibles más graves consideraron que es “normal o común”. La hipertensión arterial es una patología normalizada a nivel colectivo (actitud pasiva).

Otras de las creencias de la población, según la investigación, es que la acción de tomar una pastilla (atenolol o enalapril) es menos dolorosa que inyectarse insulina o eventualmente, sufrir una amputación de las extremidades.

La “pastilla de la presión”, dijeron, les permite continuar con las prácticas alimentarias habituales, pues están “controlados” aunque dependan de una pastilla. Aunque si le temen a la posibilidad de sufrir un infarto o derrame cerebral.

Al recibir el diagnóstico de hipertensión arterial buscaron información complementaria a la brindada por el médico para “bajar la presión”. Recurrieron a familiares, vecinos y a internet; también recopilaron recetas y remedios caseros sin trasfondo científico, pero ellos consideran que sí funcionan.

Algunas recetas que mencionaron son:

  • Comer en ayunas un diente de ajo o rallarlo y exprimirle el jugo de un limón.
  • Cuando sienten dolor de cabeza porque se le sube la presión toman: Ginger Ale bien frío, todo lo que aguante.
  •  Consumen una infusión con Sorosi (Mamordica charrantia), que es una planta utilizada para tratar diferentes padecimientos y en grandes cantidades es venenosa.

Para las autoridades de salud la lucha contra la hipertensión arterial es una prioridad y un gran reto por lo que debe consolidarse  un bloque común con la sociedad para enfrentarla.

Advertisements

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: