San José, 26 febrero 2020.- En total, 212 conductores dieron positivo en la prueba de expiración de aire, aplicada por los oficiales de Tránsito durante el pasado mes de enero. Esto representa cerca de 7 casos por día, como promedio. La mayoría de ellos conducían sobre los niveles máximos de alcohol permitido.

“Solo en enero, remitimos al Ministerio Público a 159 conductores, por sobrepasar los límites más altos de alcohol en el organismo, permitidos por la Ley, según la prueba de aliento realizada. Eso quiere decir que el 75% de los casos positivos aparentemente iban en absoluto estado de ebriedad y eso es realmente preocupante”, resaltó Alberto Barquero, subdirector de la Policía de Tránsito.

Sin embargo, a las autoridades no solo les preocupa los casos más graves, ya que otros 25 conductores dieron positivo, pero con niveles tan bajos que no implicó una sanción de ningún tipo. Acá, el problema es que hay personas que decidieron conducir pese a que habían ingerido licor, agregó Barquero, aunque fueron 14 casos menos que en enero de 2019.

Finalmente, en 28 ocasiones (4 casos más que en enero de 2019), el alcohol detectado por la prueba de espiración de aire, al ser positiva, implicó una multa de ¢326.701,19 y la acumulación de 6 puntos en la licencia, lo que les obligará a realizar un curso de reeducación vial, presencial, de cinco días y ganar la prueba con, al menos, un 80, para poder renovar.

Los 212 casos positivos representan el 13.5% del total de pruebas realizadas en enero, que fueron 1.563. Si se compara con las cifras del 2019, hay un leve aumento porcentual, de 0,5%, ya que el 2019 arrojó 13% de casos positivos de los 1.602 testeos realizados.

En el rubro en el que también existió aumento fue en los casos penales, pues pasaron de 148 a 159 y pese a que este mes de enero se hicieron 39 pruebas menos respecto a enero de 2019.

Anuncios

Por Redaccion

Deja un comentario