Ante cambio de nombre por autodeterminación de género, patronos deberán ajustarse a nuevas reglas

San José, 21 mayo 2018 (ICC) – El anuncio realizado la semana anterior por parte del Tribunal Supremo de Elecciones TSE, que permite a las personas cambiar su nombre en la cédula de identidad conforme a su autodeterminación de género, obligará a los patronos a adecuarse a las nuevas reglas.

Randall González, socio de la firma legal BLP y experto en materia laboral, explica que los cambios en la cédula van más allá de un cambio de nombre y la eliminación de la palabra sexo del documento.

“Cambiará mucho más que la cédula. Las empresas, instituciones y todo tipo de organización que tiene personal a cargo deberá ajustarse a los nuevos requerimientos, cumplir la ley y evitar no ser blanco de demandas”, explicó González.

Por ejemplo, una vez que el colaborador notifica a su patrono del cambio de nombre por autodeterminación de género, todo documento como planillas, reportes a la Caja Costarricense del Seguro Social, pólizas de seguros, registros internos, apercibimientos, notificaciones y hasta el carné, debería modificarse a la brevedad que sea posible.

Sin embargo, hay otros documentos que pueden esperar a su renovación como contratos, políticas y acuerdos entre las partes. En este caso el patrono no está obligado a cambiarlos de inmediato, solo si así lo prefiere y lo hace mediante una adenda.

“Para efectos legales, aunque la persona se cambie de nombre por autodeterminación de género, el contrato de trabajo que ya está suscrito, sigue vigente; las responsabilidades y obligaciones entre las partes no varían”, agregó González.

En el caso que el patrono incumpla, el colaborador podría acusarlo incluso por concepto de discriminación laboral y ser objeto de sanciones económicas determinadas por un juez.

De acuerdo con el TSE, se han recibido alrededor de 150 solicitudes de cambio de nombre por autodeterminación de género.

Deja un comentario