Imagen de archivo, comisión de Asuntos Hacendarios. Fotografía del Despacho de la Diputada Silvia Hernández.

[adinserter block=»7″]
[adinserter block=»9″]

San José, 04 agosto 2020.- Los diputados de la Comisión de Hacendarios dictaminaron afirmativamente el expediente 22.018. Autorización al Gobierno de la República para la contratación de un crédito por medio del instrumento de financiamiento rápido (IFR) con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para apoyo presupuestario en la atención de la emergencia Covid-19.

El préstamo inicialmente es por 504 millones de dólares, pero por el tipo de cambio el monto ya llega a los 515 millones de dólares, los cuales serán entregados en un solo tracto.

Otra de las características del crédito es que es suministrado por la vía de Instrumento de Financiamiento Rápido lo cual le permite al país su utilización en necesidades urgentes como catástrofes naturales, situaciones de conflicto y posconflicto, y emergencias debidas a situaciones de fragilidad.

Pero antes de someter a votación la iniciativa los diputados pidieron explicaciones a la Ministra de Planificación Pilar Garrido sobre el uso que se le dará los recursos contenidos en el préstamo

El legislador Harllan Hoepelman Páez fue uno de ellos al asegurar que el proyecto no especifica que los recursos serán utilizados para amortizar y pagar intereses de deuda ya existente.

El crédito permite la sustitución de fuente de financiamiento ante la disminución de los ingresos tributarios lo cual evita la emisión de títulos valores en el mercado financiero interno.

Antes de aprobarlo los legisladores aprobaron una moción que obliga a girar al menos un 10% de los recursos a la Caja de Seguro Social para amortizar parte de la deuda que el Estado tiene con esa institución.

La Presidenta de la Comisión, Silvia Hernández Sánchez, explicó que la moción aprobada deja claro que los recursos son para cambiar deuda cara por deuda más barata.

Por su parte la legisladora Ana Lucia Delgado Orozco solicitó a la Ministra la ruta integral de reactivación económica que tiene el gobierno y el plan de consolidación fiscal.

La titular de Planificación enfatizó, durante la presentación del proyecto, que dichos recursos son necesarios para sustituir deuda cara por deuda barata y cubrir necesidades brutas del 2020.

Destacó que con su aprobación se permite al país tener acceso a otros dos instrumentos crediticios: con el BID por 250 millones de dólares y un financiamiento adicional con el Banco Mundial por 300 millones de dólares.

Según afirmó el préstamo no conlleva una condicionalidad pues se otorga por la ruta de consolidación fiscal que el país ha venido desarrollando y abre acceso a otros instrumentos con el FMI.

El legislador José María Villalta consultó a la titular sobre los compromisos adicionales que adquiere el país además de pagar el préstamo. La Ministra respondió que hay un compromiso del país de asumir una ruta de consolidación fiscal y alcanzar en el 2024 un superávit primario del 2,2.