[adinserter block=»7″]
[adinserter block=»9″]

Redacción, 13 julio 2020.- El pasado 11 de julio, el Ministerio de Comercio Exterior (COMEX) y la Cámara Costarricense de Transportistas Unitarios (CCTU) llegaron a varios acuerdos.

Entre ellos destaca que los transportistas de carga internacional terrestre que conduzcan unidades de transporte con placas panameñas, únicamente puedan ingresar al territorio nacional bajo las modalidades de ingreso hasta las instalaciones de un depositario aduanero o de una empresa debidamente autorizada, donde sólo podrán descargar mercancías. El ingreso de unidades de transporte vacías solamente se permita en tránsito de frontera a frontera, y no se permitiría a los transportistas de unidades de transporte con placas panameñas cargar mercancías en territorio nacional.

Además, la CCTU y sus afiliados se comprometieron a no realizar, convocar, incitar ni facilitar entre sus agremiados actos que de manera directa o indirecta generen, propicien o tengan por resultado el cierre, bloqueo o interrupción de los flujos de tránsito y de personas en los puestos fronterizos terrestres del país.

Esta semana COMEX establecerá una mesa de trabajo intersectorial basada en el diálogo y respeto mutuo, en aras de buscar soluciones a las medidas aplicadas en Centroamérica a los transportistas costarricenses.

COMEX se comprometió además a realizar una evaluación periódica de las medidas implementadas en materia de transporte internacional de mercancías, por medio de un diálogo constructivo con la región y tomando en consideración las disposiciones sanitarias nacionales, la competitividad de los diferentes sectores del país y el mantenimiento de los flujos comerciales.

La reunión se llevó a cabo el pasado 11 de julio en San José donde participó la Ministra de Comercio Exterior Dyalá Jiménez y el presidente de la CCTU, Carlos Segura.

Ambas partes consideraron que la atención y respuesta a la pandemia ocasionada por el virus COVID-19 ha implicado un cambio de paradigma en los esquemas y logística del comercio exterior, impactando los flujos comerciales y las cadenas de suministro. También tomaron en cuenta que el aumento en los casos de la enfermedad del COVID-19 representa un riesgo para la salud de los habitantes país, la región centroamericana y el mundo en general, debido a la fácil propagación del virus que la transmite; así para el flujo normal de las operaciones comerciales.