Redacción.- La Fiscalía General de la República solicitó al Director del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) iniciar de inmediato una investigación sobre la posible filtración de información sensible correspondiente al expediente del caso UPAD.

La directriz se dio luego de que el Diputado Dragos Donalescu le preguntara al Presidente de la República si podía confirmar que la contraseña de uno de sus celulares era «123456», la interrogante se emitió durante la comparecencia del señor Presidente ante la Comisión Investigadora del caso UPAD en la Asamblea Legislativa.

De acuerdo con un comunicado emitido por el Ministerio Público, garantizaron que, por su parte, no ha habido filtración alguna de datos sensibles del proceso de investigación 20-005434-042-PE. La institución señala que es la principal interesada en que se resguarden todos los detalles de la causa, a efectos de no poner en riesgo el correcto avance de la misma.

El comunicado agregar que «durante la audiencia de apertura de evidencia digital de ese expediente, realizada el mes pasado, un total de 55 personas que no forman parte del Ministerio Público, tuvieron conocimiento de información relacionada con esa diligencia. Entre estas, figuran personas imputadas, abogadas, técnicos y querellantes».

«Luego de conocer la información sensible que se expuso durante la comparecencia del señor Alvarado Quesada, en la Asamblea Legislativa, la Fiscalía General solicitó esta tarde al Director del Organismo de Investigación Judicial, que inicie de forma inmediata una investigación penal, a efectos de determinar la identidad de la persona o personas que facilitaron al señor Diputado información privada del expediente» concluyó el comunicado emitido mediante la Oficina de Prensa del Ministerio Público.