Redacción.- A partir de las proyecciones realizadas por el Instituto Meteorológico Nacional (IMN), la Comisión Nacional de Prevención de Riesgos y Atención de Emergencias (CNE) activó sus bases operativas y se enlazó con las instituciones para fortalecer las acciones que minimicen el impacto de las emergencias durante este año.

Este lunes en conferencia de Prensa, el Director del IMN, Werner Stolz, precisó que se espera el mes de marzo sea el más crítico de esta temporada seca y donde se presenten altas temperaturas, superando las que se han percibido en el presente mes de febrero.

Durante la conferencia de prensa, Alexander Solís, presidente de la CNE, señaló que la entidad ha hecho un importante desembolso de recursos para la protección de la agricultura y la ganadería, así como en prevención del déficit hídrico, el cual supera los ₡18.400 millones.

Indicó que con el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) se realiza una inversión de más de ₡15.000 millones en compra de insumos y equipos para rehabilitación de fincas, concentrados y pacas para alimentación, módulos con cerca eléctrica para pastoreo, así como módulos de estabulación.

Además, gracias al enlace de esfuerzos entre la CNE y el Instituto de Acueductos y Alcantarillados (AyA), en planes de prevención del déficit hídrico se ejecutan más de ₡3.400 millones en compra de tuberías y en la interconexión entre la línea de impulsión de la estación de bombeo de Santa Ana y la estación de Puente Mulas 2.

Por otro lado, están en proceso de licitación la construcción de dos tanques de almacenamiento para abastecer el sector de Guadalupe, así como la adquisición de tuberías y accesorios las líneas de impulsión en los pozos de La Valencia.

Solís enfatizó que en verano se debe mantener controlado el consumo de agua y, al salir de paseo al campo o la playa, tomar medidas para no provocar incendios forestales, por ejemplo, no dejando residuos en el lugar.

Tomás Martínez, presidente ejecutivo del AyA, coincidió con Solís y resaltó que solo el control del consumo hará que tenga éxito la incorporación de siete pozos nuevos a la red y una mejora en la planta de Los Sitios, con lo que se añadieron 336 litros por segundo al sistema durante el año pasado.

Los pozos están ubicados en La Valencia y Belén y son parte de la red que sirve a la Gran Área Metropolitana (GAM) donde, del 1,3 millón de personas que abastece el AyA, unas 7.000 personas tendrán una afectación “muy alta”, en tanto el año pasado fueron 10.585 personas.

“En general, más del 70% de la población que atiende el AyA no tendrá problemas significativos con el agua y con esto quiero destacar nuestro esfuerzo permanente para dar solución en las zonas más altas de la GAM. Para el resto de este año sumaremos 400 litros adicionales por segundo gracias a distintos pozos y la ampliación de la toma San Jerónimo”, detalló.

El servicio regulado iniciará en comunidades como Alajuelita, Escazú, Santa Ana, Desamparados, La Unión, San José, Vásquez de Coronado y Tibás con la diferencia de que, además de menos personas, se planea suspender el servicio durante menos tiempo, siempre dependiendo del uso del recurso que hagan los usuarios.

Martínez apuntó que si cada familia bajara su consumo a 275 litros por día, entonces el agua alcanzaría para lograr un 100% de abastecimiento.

Ante las previsiones del IMN, el Ministro de Agricultura y Ganadería, Renato Alvarado Rivera, enfatizó que las unidades productivas que toman medidas para adaptarse al cambio climático resisten mejor los embates del clima y pidió a las personas productoras que estén vigilantes y tomen las previsiones debidas. “Hacemos un llamado a agricultores y productores pecuarios para que tomen medidas, principalmente para mantener a sus animales resguardados y con suficiente alimento y acceso al agua, para esta época seca”, exhortó.

El jerarca reiteró que el Sector Agropecuario y la CNE han venido realizando inversiones para adaptar las fincas agropecuarias al cambio climático, lo que permite mayor resiliencia ante los eventos meteorológicos que se puedan presentar. “Las fincas adaptadas cuenta ahora con obras módulos de apartos con cercas eléctricas para mejorar la disponibilidad de pasto en las fincas y fijación de carbono; con riego y otras infraestructuras para abastecimiento de agua, lo que las hace más resilientes”, indicó.

En cuanto a la continuidad del déficit hídrico en el Caribe Sur, específicamente, el Ministro afirmó que se le dará seguimiento por parte de las instituciones del Sector para prever el impacto en cultivos como el plátano y el ganado.