[adinserter block=»7″]
[adinserter block=»9″]

San José, 16 agosto 2020.- El Registro Civil de Costa Rica reconoció a tres menores como hijos de una familia homoparental (del mismo sexo), y como tal llevan ya el apellido de sus madres, un derecho hasta ahora negado, confirmaron el viernes a Sputnik fuentes allegadas.

«Después de 10 años de tratar por diferentes vías legales, el Registro Civil notificó a Ana Isabel Sanz y Christine Unold la corrección de los apellidos de sus tres hijos, hasta ahora registrados como hijos de madre soltera», precisó a Sputnik la Asociación de Familias Homoparentales y Diversas de Costa Rica.

Amén de la lucha de las madres, esta corrección fue posible además por la legalización en mayo pasado del matrimonio entre personas del mismo sexo, pese a los intentos del ala conservadora del Congreso para impedir el mandato de la Corte Interamericana de Derechos Humanos sobre esta figura jurídica.

Los hijos de la pareja nacieron en España, donde está reconocida la doble maternidad, pero al migrar a Costa Rica fueron registrados como hijos de madre soltera, lo cual generó problemas de diversa índole, desde administrativos hasta identitarios.

«Con este reconocimiento de la doble maternidad se asegura la protección legal de nuestros tres hijos cumpliendo finalmente la premisa básica de este derecho humano fundamental que se nos violentó por muchos años: la identidad familiar», expresó Sanz en un comunicado.

La negativa de Costa Rica en 2010 de reconocer la identidad original de sus hijos, otorgada en España y reconocida en Suiza, puso a la familia en una situación de vulnerabilidad, al negarle herramientas básicas de protección, como la custodia en caso de morir alguna de las madres.

En este escenario, el matrimonio de Sanz (española y costarricense) y Unold (suiza) fundó en 2012 la Asociación de Familias Homoparentales y Diversas de Costa Rica para generar un diálogo social sobre la realidad de este tipo de familia, y abogar por el derecho humano a la diversidad.

Entre sus objetivos destaca la defensa del derecho fundamental a constituir una familia, promover una sociedad más inclusiva y asegurar el reconocimiento de la identidad familiar y la filiación de los menores que crecen en hogares conformados por personas LGBTI+.(Sputnik)