[adinserter block=»7″]
[adinserter block=»9″]

Redacción, 13 jul (Sputnik).- El presidente de la República, Carlos Alvarado, advirtió que la pandemia supondrá un golpe «muy duro» para la economía nacional, con un recorte de ingresos fiscales del orden del 3,3 por ciento del PIB.

«Al igual que en todo el planeta, se contraerá la producción económica, afectando el empleo y el Estado tendrá menores ingresos para atender sus responsabilidades. Se estima que en Costa Rica los ingresos fiscales se reducirán en casi 1,2 millones de millones [de colones], es decir 3,3 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), lo que representa tiempos muy difíciles», señaló Alvarado en un mensaje a los conciudadanos transmitido el domingo por la noche.

El mandatario advirtió que «la pandemia no ha terminado y no lo hará por meses».

Alvarado, citado por el sitio web de la Presidencia, avanzó que el ministro de Hacienda presentará este lunes a la Asamblea Legislativa una propuesta para reducir el gasto público en unos 355.000 millones de colones ($609 millones), lo que equivale al uno por ciento de la economía costarricense.

«Será el mayor recorte del gasto público de nuestra historia», subrayó el mandatario, atribuyendo esta medida a la necesidad de bajar la presión de la deuda.

El presidente aseguró que el recorte no afectará los programas sociales ni las grandes inversiones.

Alvarado pidió al Congreso aprobar créditos con organismos multilaterales, para refinanciar la deuda existente sobre unas condiciones más favorables, y anunció negociaciones con el Fondo Monetario Internacional para lograr un crédito especial por $504 millones y poder contar con un acuerdo conocido como «Stand-By Arrangement» (SBA), indispensable para preservar la estabilidad económica de Costa Rica en los próximos años.

«Buscaremos al máximo evitar nuevos impuestos o mayores cargas, sobre todo para la gente más humilde. Y si la situación causada por la pandemia nos obligase a avanzar en esa dirección, se haría repartiendo cargas entre los grupos que tienen mayor riqueza, desde una visión solidaria, y procurando, a la vez, no afectar el aparato productivo», prometió.

El Gobierno, según Alvarado, impulsará la reforma al empleo público, hará la contratación administrativa más rápida y más transparente y seguirá ejecutando sus proyectos de infraestructura en carreteras, puentes, escuelas, acueductos y hospitales, que generan empleos, bienestar y mayor competitividad productiva. (Sputnik)