Alajuela.- A raíz de la situación acontecida esta mañana debido a la desconexión de los sistemas de Migración, autoridades de la Dirección General de Migración y Extranjería (DGME) y RACSA, entidad que brinda servicio de almacenamiento de datos, sostuvieron una reunión para evaluación y brindar soluciones antes la situación acontecida, la cual afectó el proceso de control migratorio en el Aeropuerto Internacional Juan Santamaría.

Según la investigación abordada por los técnicos de tecnología de Información de DGME y RACSA, una vez detectado el incidente, RACSA procedió a realizar una revisión integral de todos los componentes del servicio de infraestructura tecnológica que brinda a la DGME, identificando que la afectación se presentó debido a que un recurso lógico del almacenamiento requerido por la base de datos del sistema migratorio se encontraba inaccesible, inmediatamente después se ejecutaron las tareas correctivas que permitieron restablecer el servicio y garantizar que la situación detectada no se vuelva a presentar.

“Desde de la detección de la desconexión alrededor de las 3 am de este lunes, se mantuvo una comunicación constante con la empresa administradora del aeropuerto AERIS, representantes de aerolíneas y demás autoridades presentes en el aeropuerto para abordar la situación adecuadamente. A partir de las 7 am, momento del restablecimiento de lo sistemas, los oficiales de Migración trabajaron a toda capacidad para efectuar el control migratorio y disminuir la fila de las personas que se encontraban prontas a salir del país” señala Raquel Vargas, Directora General de Migración.

“El proceso de control migratorio tanto en el AIJSM como en todo el país es un proceso esencial ya que incide directamente en la seguridad nacional. La autoridad migratoria debe velar por su cumplimiento, por ello es importante contar con una conexión segura y eficiente de las bases de datos, y evitar así este tipo de afectación” indica Vargas.

Todas las autoridades presentes en esta terminal aérea, así como las aerolíneas y funcionarios de AERIS trabajaron de forma conjunta con Migración para la atención de las filas de control migratorio, logrando así una afectación mínima y que ningún pasajero perdiera su vuelo.