San José.- Con el fin de promover la generación de empleo y aumentar los niveles de formalidad en las empresas, el Gobierno de la República anunció la propuesta de reducir en 5 puntos porcentuales las cargas sociales, como parte del Plan para superar el impacto fiscal causado por la pandemia, aseguró el ejecutivo.

Según datos del Instituto Nacional de Censos y Estadísticas (INEC), la cantidad de personas desempleadas en Costa Rica alcanza los 557.000 personas.

Esta medida permitiría a las empresas contar con mayor liquidez para generar nuevos puestos de trabajo, hacer frente a deudas, mejorar su equipamiento o mejorar los niveles de formalidad, entre otras opciones.

Gran impacto a favor de las micro, pequeñas, medianas y grandes empresas

Micro empresa. En el caso de una micro empresa o emprendimiento con 5 personas empleadas como una soda, una panadería o una tienda de ropa pequeña en la que todas cuenten con un salario mensual de ₡348.000 (salario promedio en el sector privado) esto vendría a significar un ahorro mensual de ₡87.000 y anualmente ₡1.044.000.

Mediana empresa. En el mismo cálculo pero con una empresa de mayor tamaño, con unas 50 personas contratadas, el monto mensual de ahorro alcanzaría ₡870.000 y este monto ascendería a ₡10.440.000 en 12 meses. Es decir, con el ahorro podría generar 2 nuevos puestos de trabajo y aún así mantendría un monto para otros gastos.

Empresas grandes. En el caso de una empresa grande, que genere empleo a 100 personas con el salario mínimo, el ahorro en un plazo de 12 meses sería de ₡20.880.000 y el mensual de ₡1.740.000. Esta diferencia equivale al salario de 5 personas.

Para Geannina Dinarte, ministra de Trabajo y Seguridad Social, esta disminución se vuelve fundamental en el contexto actual. “Conscientes de la importancia de recuperar los empleos afectados por la pandemia, debemos intensificar los esfuerzos para lograr esta recuperación al tiempo que podamos incrementar los niveles de formalidad. Es por esto que nuestro esfuerzo va dirigido a trasladar una proporción de las contribuciones sociales y reducir el costo de la planilla para las personas empleadoras, sin afectar los programas sociales.“

Esta propuesta permitiría reducir sustancialmente los costos de la planilla en favor de las empresas sin afectar los programas sociales, ya que estos serían cubiertos por la recaudación del tributo a las transacciones financieras.

De esta manera, parte de los ingresos generados con el impuesto temporal a las transacciones financieras sería dirigida al financiamiento de este incentivo a la creación de empleo a la vez que se garantiza mantener el financiamiento de importantes instituciones y programas sociales.