San José.- Las formas en que los cibercriminales actúan para robar el dinero de las cuentas bancarias de las personas evolucionan y se diversifican de forma acelerada; sin embargo, está en sus manos evitar que una llamada telefónica, un mensaje de texto o un correo electrónico le arrebaten su plata.

Hoy, en el programa del Ministerio Público, FrecuenciaMP, el fiscal adjunto de Fraudes y Cibercrimen, Miguel Ramírez López, y el director de Seguridad del Banco Nacional, David Hernández Mora, analizaron la problemática de las estafas electrónicas y ofrecieron recomendaciones para no convertirse en víctima.

“El desarrollo tecnológico es tan rápido, que cuando estamos detectando situaciones, ya los criminales están buscando que alternativas utilizar; sin embargo, hacemos un tamizaje de todas las denuncias que ingresan para ver las modalidades y detectar patrones de criminalidad”, destacó el fiscal.

En el caso del timo de la llamada telefónica, apuntó el funcionario del Banco Nacional, “la principal recomendación es no brindar información sensible: claves, tokens o llaves de seguridad que brindan los bancos por medio de un llavero electrónico, una tarjeta de códigos o mensajes de textos de verificación”.

“La información que requiere de usted el estafador es tan importante, que para eso lo tiene que llamar, si él no tiene esos datos que le está pidiendo, no puede realizar la estafa; puede tener su número de cuenta e incluso su número de tarjeta, pero si no tiene sus claves y su información de seguridad no puede realizar ninguna transacción”, explicó Hernández.

Realidad y prevención. Tanto el fiscal como el experto en seguridad coinciden en que no existe un perfil de víctima más susceptible de sufrir este tipo de estafas, pues ha ocurrido a personas de toda edad, nivel de escolaridad y condición socioeconómica.

En este escenario, la prevención se convierte en la principal arma para poner freno a los delincuentes, de ahí que una alianza entre el Ministerio Público (MP), el OIJ, el Ministerio de Seguridad y la Cámara de Bancos se tradujo en una campaña para informar a la población y darle herramientas útiles.

Esta iniciativa, lanzada en noviembre pasado, recurre a “Casitimo”, un personaje ficticio que, en palabras de Ramírez, “refleja la actitud del delincuente que se hace pasar por una persona de buena voluntad, por ejemplo, en una llamada telefónica, con mucha amabilidad, pero detrás de él lo que existe es el verdadero criminal”.

La campaña, vigente en las redes sociales del MP y de las instituciones participantes, explica cuáles son las distintas modalidades de estos timos, cómo detectar una llamada telefónica con estas intenciones y reitera el mensaje principal: no brindar información privada ni de acceso a cuentas bancarias.

Al respecto, Hernández recalca que no se debe confiar en el hecho de que el número que reporta el identificador de llamadas sea conocido, pues este puede ser alterado por medio de métodos tecnológicos, ni dejarse llevar por el tono cordial o amable de alguien que dice ser funcionario de una entidad bancaria, aunque se identifique con su nombre.

“En el momento en que usted reciba una llamada, un mensaje o un correo en que le soliciten su clave, su token, los datos de su tarjeta o que los ingrese a alguna página web, usted está en presencia de un timo”, aseveró el especialista del Banco Nacional.

Por su parte, el fiscal Ramírez indicó que, si lamentablemente se es víctima de una estafa, lo primero que se debe hacer es comunicarse con la entidad financiera para corroborar si existe la posibilidad de retener el dinero e, inmediatamente, presentar la denuncia ante la sede más cercana del Organismo de Investigación Judicial.

La edición completa de FrecuenciaMP está disponible en el sitio web de la institución, usted puede escucharla en este enlace.