Redacción.- Unas 36.000 personas de 14 territorios indígenas de las zonas Sur y Atlántica, se beneficiarán con los servicios de banda ancha y telefonía fija y móvil gracias al Programa Comunidades Conectadas; en total, serán 56 las comunidades beneficiadas, y los servicios de telecomunicaciones se encontrarán disponibles en 87 centros educativos, así como en 32 establecimientos de salud.

El proyecto Comunidades Conectadas, que empezó en setiembre del 2020, para llevar el servicio de internet y telefonía móvil a pueblos indígenas, alcanzó en las últimas semanas de febrero los acuerdos necesarios para construir y operar las torres de telecomunicaciones. Así lo dispusieron en sesiones de trabajo las Asociaciones de Desarrollo Integral (ADI) de cada territorio en conjunto con representantes del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), la Superintendencia de Telecomunicaciones (SUTEL) y del Fondo Nacional de Telecomunicaciones (FONATEL), entidades a cargo de la gestión.

El proyecto consta de la colocación de 53 torres nuevas y la readecuación de siete torres existentes, ubicadas en 14 territorios indígenas en la zona Sur y Caribe del país, las cuales brindarán el servicio de voz e internet, así como la cobertura celular 3G y 4G. Hasta el momento, se suman 35 acuerdos firmados.

Los proyectos para llevar servicios de internet y telefonía a estos territorios indígenas de las zonas Sur y Atlántica avanzan de acuerdo con los cronogramas y serán activados entre julio de 2021 y diciembre de 2022. La inversión económica para este proyecto en la zona Atlántica es de $27,65 millones, mientras que en zona Sur es de $20,29 millones.

Para este 2021, Comunidades Conectadas activará estos servicios en Talamanca Cabécar y Tayni (ubicados en la zona Atlántica), así como en Rey Curré y Salitre (de la zona Sur).

Para el próximo año, las comunidades que serán parte del proyecto son Kekoldi, Chirripó Duchi, Talamanca Bribri, Ujarrás, Salitre, Guaymi Altos de San Antonio, Bribri de Cabagra, Térraba, Abrojos de Montezuma y Guaymi Conte Burica.

Irene Cañas, presidenta ejecutiva del ICE, expresó que «el Instituto fue el único operador que decidió participar en este proyecto a pesar de sus dificultades, y lo hicimos porque la solidaridad está en nuestro ADN. Vamos a seguir trabajando con otras instituciones y las comunidades indígenas para llevar telefonía e internet a estos territorios».

“El proyecto de telecomunicaciones desarrollado para estos territorios beneficia a distintas generaciones, desde los niños en su proceso de aprendizaje hasta los adultos mayores. Este desarrollo digital ayuda a reducir las brechas sociales históricamente presentes en los territorios, esto sin duda trae bienestar a estas comunidades, lo cual nos llena de entusiasmo”, manifestó Randall Otárola, viceministro de la Presidencia en Asuntos Políticos y Diálogo Ciudadano.