Más de mil nicaragüenses han sido rechazados en puntos ciegos de la frontera en los últimos tres meses

Redacción, 11 agosto 2018 (noticiasalinstante.cr) – En los últimos tres meses, el Ministerio de Seguridad Pública en coordinación con la Policía de Migración ha rechazado a más de mil nicaragüenses y detectado al menos 20 casos de coyotaje en puntos ciegos de la frontera. Todos fueron puestos a las órdenes de las autoridades competentes.

“El Gobierno de la República de Costa Rica trabaja persistentemente en acciones coordinadas para garantizar la seguridad nacional ante la crisis humanitaria que enfrenta Nicaragua”, aseguró la Vicepresidenta y Canciller de la República, Epsy Campbell.

Las declaraciones las dio este viernes luego de la sesión de trabajo que mantiene de manera periódica con miembros de la Comisión Interinstitucional para el manejo de flujos migratorios.

La Canciller Campbell destacó que la prioridad es garantizar la seguridad nacional y que esta presión migratoria no afecte la calidad de vida de los costarricenses.

Precisó que “las acciones que estamos haciendo en materia migratoria están directamente relacionadas con cruces de información, para garantizar que no estén entrando al país personas que tengan algún expediente delictivo”.

En ese sentido, el Ministerio de Seguridad Pública y la Policía de Migración mantienen un monitoreo constante en la línea fronteriza norte, para evitar el ingreso de personas en condición irregular.

Reafirmando esas declaraciones, Allan Obando, director de la Policía de Fronteras, reveló que todos los días se realizan patrullajes en puntos ciegos de la línea fronteriza.

“En los últimos tres meses hemos rechazado más de mil personas de origen nicaragüense y más de 20 casos de coyotaje, puestos a la orden de la autoridad judicial correspondiente. Ese es parte del trabajo mancomunado que tenemos con Migración y que seguiremos realizando, en aras de resguardar nuestra soberanía”.

Por otra parte, el viceministro de Gobernación, Víctor Barrantes, destacó la coordinación permanente que mantienen con la Dirección de Inteligencia y Seguridad Nacional (DIS).

“La intención es detectar cualquier hecho relacionado con el tráfico de personas o al ingreso irregular. Cada vez que documentamos a una persona, realizamos controles como la toma de huellas digitales, el análisis de bases de datos de Interpol y de otros organismos internacionales. Estas revisiones son exhaustivas, verificables y totalmente confiables”, expresó Barrantes.

Costa Rica busca recursos financieros específicos ante organismos internacionales para atender las necesidades de la población migrante, sin que eso atente contra los servicios que el Estado está obligado a darle a todos las costarricenses.

“La cooperación internacional es la herramienta que estamos mirando como única posibilidad de que el país pueda responder a esta situación particular que está viviendo Nicaragua. Lo que queremos es que esta presión migratoria no afecte la calidad de vida de los costarricenses”, indicó Campbell.

La Dirección General de Migración y Extranjería ha habilitado la línea telefónica 1311 para que quienes tengan temores fundados de que su vida corre peligro en Nicaragua, puedan solicitar refugio.

Sin embargo, las autoridades han detectado que más del 80% de las personas que han solicitado esta condición son nicaragüenses radicados en Costa Rica y que ven en esa figura una salida rápida para regularizar su situación.

Barrantes recordó que el refugio es un derecho humano que no puede utilizarse de manera inadecuada.

“La tasa de aceptación del refugio en Costa Rica es de apenas el 6% y ese rechazo tan alto se debe a que las personas deben demostrar sus temores fundados”.

Costa Rica ha condenado el recrudecimiento de la violencia en Nicaragua y en cumplimiento con su histórica defensa por los derechos humanos, ha levantado su voz en foros multilaterales, con el fin de encontrar una solución pacífica ante la crisis nicaragüense.

Anuncios

Deja un comentario