[adinserter block=»7″]
[adinserter block=»9″]

San José, 08 julio 2020.- Tras muchas semanas de intensos preparativos y en circunstancias operativas de alta complejidad, el ansiado anhelo de regresar a casa será una realidad para 10 costarricenses que quedaron varados en Bolivia por la pandemia. Dentro de este grupo se encuentran tres personas adultas mayores, quienes enfrentaron valientemente las condiciones en las que se encontraron de manera inesperada, particularmente difíciles en razón del clima, la altitud, y la urgencia de acceso a medicamentos.

El vuelo que trae a los compatriotas arribará este 8 de julio 2020 las 18.30 horas, y es el fruto de incansables gestiones emprendidas por el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, que supusieron una articulación de esfuerzos en Bolivia, Colombia, El Salvador, Honduras, Panamá y Guatemala, en conjunto con la Iglesia de los Santos de los Últimos Días.

Este ansiado retorno se logra después de un arduo proceso que involucró un número importante de gestiones con diferentes aerolíneas, representaciones diplomáticas y organismos internacionales.

Las negociaciones para este vuelo especial, fueron de gran complejidad, debido a que incluyeron la coordinación con autoridades de siete países distintos, con una participación relevante de las representaciones diplomáticas de Costa Rica en El Salvador, Honduras, Colombia y Bolivia.

La labor de la Cancillería en el proceso de repatriación y asistencia para los connacionales incluyó acciones y conversaciones con las altas autoridades de países amigos, que resultaron claves para la exitosa conclusión de este vuelo.

Para el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, el éxito de esta operación representa una gran satisfacción, habida cuenta de las dificultades de este caso particular. La Acción Exterior costarricenses ha mostrado las capacidades de las cuales dispone para buscar soluciones con empeño y creatividad, a pesar de la limitación de recursos.

De igual forma, la colaboración de las autoridades de Bolivia, Colombia, El Salvador, Honduras, Panamá y Guatemala, así como el compromiso de los funcionarios de las Embajadas y Consulados de Costa Rica en esos países fue de vital importancia para el logro de este vuelo.

Asimismo, la Cancillería destaca la valiosa colaboración de la Iglesia de los Santos de los Últimos Días, que ha facilitado su apoyo en todo este proceso.

El Embajador de Costa Rica en Bolivia, Guillermo Rodríguez Romero, dio seguimiento a cada una de las personas costarricenses en Bolivia. Este grupo de 10 personas incluye tres personas adultas mayores, de especiales cuidados médicos y consideradas de riesgo por sus padecimientos y vulnerabilidad, así como personas con recursos limitados para su manutención.

La Dirección de Servicio Exterior y el Departamento Consular de la Cancillería junto con el Embajador en Bolivia, coordinaron el apoyo necesario para la obtención de tanques de oxígeno, recursos para alimentación y hospedaje, y respondieron a las necesidades de la mayoría de costarricenses, orientándolos en los procesos administrativos requeridos por las autoridades de salud en Bolivia.

Asimismo, se realizaron negociaciones con hoteles para brindar mejores precios y condiciones a los connacionales durante su estancia en Bolivia, que se prolongó durante varios meses.

La atención y la asistencia brindada incluyó, por intermedio del Departamento Consular y en coordinación con el Ministerio de Salud y la Caja Costarricense de Seguro Social, asistencia a tres costarricenses mediante teleconsultas para apoyar con asuntos médicos y psicológicos.

También, gracias al espíritu de colaboración de los funcionarios del Hospital Dr. Rafael Angel Calderón Guardia y del Hospital Blanco Cervantes y a la coordinación interinstitucional desplegada, los costarricenses lograron sobrellevar su permanencia durante esta la pandemia del COVID-19.

Los costarricenses recibieron todas las recomendaciones para la debida implementación de los protocolos de la Caja Costarricense del Seguro Social, para prevenir riesgos de contagio de COVID-19 en viajeros, así como la explicación de la forma correcta del uso de mascarilla quirúrgica, la cual es de uso obligatorio durante este tipo de traslados.

A su llegada al Aeropuerto Internacional Juan Santamaría, los connacionales serán entrevistados por funcionarios del Ministerio de Salud y recibirán una orden sanitaria para que cumplan el proceso de cuarentena por 14 días.

Al 8 de julio 2020, la Cancillería ha logrado repatriar a más de 5.000 costarricenses desde más de 103 distintos países y territorios.