San José.- Sumando los decesos viales ocurridos entre sábado y domingo, el 2021 reporta 75 fallecidos en esos dos días de la semana. Al agregarle los de viernes -29- la suma alcanza los 104 muertos, el 54% del total de 194.

Así, con base en estas estadísticas, los días de fin de semana, entre viernes y domingo, agrupan la mayoría de las vidas perdidas en carretera, lo que permite inferir algunas conductas particulares, en esos días, que podría influir en esa cifra negativa.

German Marín Sandí, Director de la Policía de Tránsito, detalló que, a criterio del cuerpo policial “existen algunos comportamientos propios de fin de semana que no necesariamente se dan los otros días. Por ejemplo, las personas se van de paseo, así que podrían ocurrir muchas cosas, como que ese conductor no conoce el camino y se sale de la carretera, no toma una curva, también se da el abuso de la velocidad, para llegar al destino, si salen de madrugada podría ser que les dé sueño al volante; algunos, al estar de paseo, consumen licor y luego conducen. Las fallas mecánicas también influyen”.

En esa línea, Marín recomienda llevar siempre un copiloto que esté pendiente del conductor, por si nota síntomas de sueño o cansancio; en la medida de lo posible que quien conduzca no use chancletas, para que no se le zafe o no se le enrede en el pedal. Si salen de madrugada, dormir bien, y claro, respetar los límites de velocidad, más en caminos que no conocen. Darle un buen chequeo al vehículo, antes de emprender un viaje largo, también reduce inconvenientes.

Estas recomendaciones cobran particular valor estos meses de julio y agosto, cuando los estudiantes tienen días de vacaciones y se vienen dos fines de semana largos, como el feriado del 25 de julio que se pasa para el lunes 26, el 2 de agosto que será lunes y el Día de la Madre, el 15 de agosto, que, si bien será domingo, es habitual que se hagan paseos, por ejemplo, del viernes al domingo, o del sábado al lunes, para celebrar.

Motociclistas e imprudencias

Los resultados estadísticos del primer semestre del 2021 permiten concluir que el vehículo en el que más mueren personas en carretera (situación que se repite desde el año 2014) es la motocicleta.

En lo que va del año, 95 personas perdieron la vida cuando viajaban en ese automotor, muy por encima de otros vehículos, como los sedanes, con 54 casos, los 34 peatones atropellados y los 11 ciclistas también fallecidos.

“Solo nos queda seguir insistiendo en el tema del auto cuido de los motociclistas, particularmente, pero también de los ciclistas, dos tipos de actores viales que han encontrado en los servicios de entrega a domicilio una oportunidad laboral; pero debe asumirse con responsabilidad, respetando las reglas viales y comprendiendo que ceder a presiones de entregas en tiempos cortos potencia el riesgo de una fatalidad”, acotó el Director de Tránsito.

Asimismo, justo en ese sentido, la imprudencia del conductor está vinculada, como posible factor de riesgo, en el fallecimiento de 54 personas, le sigue el abuso de la velocidad, con 43 fatalidades y con 37 la invasión de carril. Si lo analizamos de manera global, estos tres factores de riesgo están relacionados con malas decisiones en carretera, lo mismo que los 9 decesos ligados con alcohol al volante; queda claro que muchos accidentes se podrían evitar con una actitud más responsable en carretera, agregó Marín Sandí.

Edades y horas fatales

El 58% de los fallecidos en el primer semestre del año eran personas jóvenes, entre los 21 y los 40 años. Fueron 113 los que perdieron la vida a tan corta edad y que, posiblemente, eran personas económicamente activas, por lo que su familia no solo debe

lidiar con el dolor de su fallecimiento, sino con las consecuencias económicas de que ya no aporten al sustento familiar.

A estos 113 decesos, se suman otros 23 muertos con edades entre los 41 y los 50 años, personas igualmente en edad productiva, laboralmente hablando, y todavía relativamente jóvenes.

Otros 29 tenían entre 51 y 60 años, 19 tenían más de 61 años, 15 entre los 11 y los 20 años y 2 entre los 0 y los 10 años. En dos casos, la edad se ignora. Las 17 vidas perdidas, de personas menores de 20 años, también llaman la atención de las autoridades, pues si bien toda vida es valiosa, genera todavía mayor estupor que personas tan jóvenes estén muriendo en las carreteras.

Finalmente, 35 personas murieron entre las 12 de la noche y las 6 de la mañana, a los que se suman 78 entre las 6 de la tarde y la media noche. Es decir, la mayoría de los decesos ocurren en las noches y madrugadas, pese a que hay restricción sanitaria.

Otras 37 personas perdieron la vida entre las 6 de la mañana y el mediodía y 44 entre el mediodía y las 6 de la tarde.