San José.- En total, Las multas por exceso de velocidad, en el 2020, superaron en 2.140 a las hechas durante el 2019. Esta cifra representa un incremento del 65% de un año al otro.

La fuerte alza se dio en todos los diferentes rangos analizados, como viajar por encima de los 120 km, pues mientras el 2019 reportó 222 casos, el año pasado sumó 427 multas, un aumento del 92%, siendo el más alto de todos.

En este caso, el conductor recibió una sanción económica de ¢326.701,19 y acumuló 6 puntos en la licencia, lo que le obligará a realizar un curso de reeducación vial, durante una semana, y ganarlo con al menos 80 para poder renovar su licencia, que le será renovada solo por 4 años y no por 6. Si el sancionado tenía licencia por primera vez, perdió de inmediato el derecho a conducir por un año.

“No solo nos preocupa el aumento en el abuso de la velocidad en carretera, sino que el mayor incremento se dio en los casos en los que se viajaba más rápido. Es decir, no solo se abusa de la velocidad sino en los rangos más peligrosos” alertó Alberto Barquero Espinoza, subdirector de la Policía de Tránsito.

Asimismo, el año pasado, 1.159 conductores recibieron una boleta por superar en, al menos, 40 km el límite máximo de velocidad, muy por encima de las 853 boletas registradas en el 2019. En este caso, la sanción fue de ¢220.774,19 y acumularon 4 puntos en la licencia.

Otros 1.570 conductores, siendo la segunda sanción más frecuente por abuso de velocidad, fueron sancionados por superar en, al menos, 30 km el límite máximo. Son 546 multas más que en el 2019. La sanción fue de ¢110.387,09.

Por último, también con un aumento alto, del 91% respecto al 2019, el año anterior 2.278 conductores fueron sancionados por superar en, al menos, 20 km el límite permitido. En el 2019 fueron apenas 1.195 boletas. La multa fue de ¢54.636,04.

Para Barquero, las condiciones que se dieron, en buena parte del 2020, con menos vehículos en carretera, propició que muchas personas sintieran la libertad de exceder los límites de velocidad. Afortunadamente, en la misma medida, la Policía de Tránsito estuvo ahí para atacar la conducta y reducir riesgos de fatalidades. De hecho, en el 2020 murieron 45 personas por abuso de velocidad, menos que las 79 reportadas en el 2019.