San José, 03 junio 2020.- Esta tarde, el Ministerio de Seguridad Pública inició un proceso administrativo dirigido a analizar el contrato de licitación, de la compra de armas para la Fuerza Pública.

Para el Ministerio de Seguridad la empresa contratada presentó datos de certificación que deben ser analizados a profundidad. Dichos datos se establecieron como requisitos de admisibilidad en el cartel de licitación y que podrían no cumplir con los requerimientos establecidos.

Es así, que el Ministerio de Seguridad actuará en dos vías; una en sede administrativa con la conformación de un Órgano Director que valorará los datos presentados por la Empresa y la segunda ante el Ministerio Público. El Viceministro de Seguridad, Randall Vega remitirá el expediente de contratación certificado por El Sistema Integrado de Compras Públicas (SICOP) para que sea analizado y se determine si existe alguna irregularidad.

La Dirección General de la Fuerza Pública recibió una denuncia en la que se hacía referencia sobre una supuesta irregularidad y de inmediato se efectuaron las diligencias que resultan en las acciones anteriormente citadas.

La licitación contempla una compra de 1300 armas de fuego para la Fuerza Pública con un monto de 1060 millones de colones. Dicha licitación abierta fue adjudicada a un único oferente.

Anuncios

Por Redaccion

Deja un comentario