Redacción.- Contrario a todas las normas de seguridad en el transporte público, un sujeto transportaba un cargamento de pólvora explosiva a bordo de un autobús que viajaba desde la frontera norte hacia Liberia, por lo cual fue detenido y la pólvora decomisada.

De acuerdo con la información brindada por el Ministerio de Seguridad Pública (MSP), este cumplimiento se registró el pasado lunes en el puesto fronterizo de Peñas Blancas, cantón de La Cruz, Guanacaste, durante un control de carreteras efectuado por la Policía de Fronteras.

Los oficiales fronterizos, tras inspeccionar los compartimentos de equipajes del autobús, descubrieron 342 artículos pirotécnicos contrabandeados desde Nicaragua.

El cargamento estaba compuesto tanto por pólvora explosiva como por lucería, todo lo cual fue decomisado de inmediato, pues aparte de haber ingresado al país irregularmente, dichos artículos amenazaban la seguridad de los usuarios de dicha unidad de transporte público.

Como responsable de transportar este peligroso cargamento, la Policía de Fronteras detuvo a un ciudadano nicaragüense de apellido Martínez, quien posee estatus de residente en nuestro país.

El sujeto fue puesto a la orden de la Fiscalía de Liberia donde podría ser procesado por la presunta violación a la Ley de Armas y Explosivos.

Este es el segundo decomiso de artículos pirotécnicos que realizan las autoridades del Ministerio de seguridad Pública en la frontera norte del país durante las últimas dos semanas.

El lunes 10 de mayo la Fuerza Pública detuvo, también en Peñas Blancas, una nicaragüense fue aprehendida por transportar más de mil unidades de pólvora.

La Ley de Armas y Explosivos contempla penas de hasta siete años de prisión para quienes introduzcan pólvora al país de manera irregular, o la transporten o la expendan al margen de nuestro ordenamiento jurídico.

De esta forma los cuerpos policiales del Ministerio de Seguridad no solo combaten el trasiego ilegal de artículos explosivos, sino que además previenen eventuales lesiones a niños y niñas que llegaran a manipular estos nocivos productos, además de garantizar la seguridad de las personas usuarias del sistema de transporte público del país.