[adinserter block=»7″]
[adinserter block=»9″]

Redacción, 17 junio 2020.- La Policía Profesional de Migración informó este miércoles que se procedió con el traslado de un costarricense, apellidos Mora Barquero de 54 años de edad, hacia el Juzgado Penal de Upala, quien es investigado por la Policía Profesional de Migración, y enfrentará los cargos por el delito de Trata de Personas con fines de Servidumbre Sexual, en perjuicio de una persona menor de edad, al ser pariente cercano de la persona aprehendida.

Mora Barquero, quien se entregó este miércoles a las autoridades, era la persona por detener en un allanamiento realizado el pasado 6 de junio por la Policía de Migración, bajo la dirección funcional de la Fiscalía Adjunta Contra la Trata de Personas y Tráfico Ilícito de Migrantes del Ministerio Público, en Alajuela, sector de Cote de Guatuso, y en el cual no fue ubicado y se encontraba en fuga hasta la fecha.

Los hechos por los que se le acusa, ocurrieron a partir del 2012, cuando la ofendida tenía 10 años de edad, circunstancia que fue aprovechada por Mora Barquero, para someter a la menor de edad a violencia sexual, física y psicológica, propiamente abusos sexuales, violaciones, aislamiento social, hasta el mes de febrero del presente año, cuando la víctima denunció los hechos, luego de la intervención que realizó el Patronato Nacional de la Infancia.

Luego de recibir la denuncia, se iniciaron las diligencias de investigación correspondiente que permitieron determinar la participación del ahora imputado en los hechos denunciados, mientras a la menor se le brindó asistencia y protección, por lo que fue atendida por el Equipo de Respuesta Inmediata, con la coordinación de la Secretaría Técnica de la Coalición Nacional contra el Tráfico Ilícito de Migrantes y la Trata de Personas, CONATT.

Este delito se encuentra normado en el artículo 172 de la Ley N°4573, Código Penal de Costa Rica, el cual tiene una pena de prisión de ocho a dieciséis años con los agravantes relacionados en el presente caso, ya que, la víctima es una persona menor de edad, y el autor del ilícito es del primer grado de consanguinidad, además que aprovechándose de la restricción física y de dependencia psicológica se generaban los abusos sexuales, complementando el delito de Trata de Personas con Fines de Servidumbre Sexual.