Fotografía cortesía del Ministerio de Seguridad Pública

[adinserter block=»7″]
[adinserter block=»9″]

Redacción, 17 julio 2020.- La Operación Fronteras Seguras, la cual se viene realizando desde marzo para atender la actual emergencia por el COVID-19, ha permitido asestarle fuertes golpes a las organizaciones delictivas que operan en el Caribe, entre estas las que trasiegan de manera ilegal millonarios cargamentos de licores desde Panamá.

Estas acciones han sido dirigidas por la Policía de Fronteras y la Policía de Control Fiscal, quienes también han contado con el apoyo de la Fuerza Pública, el Servicio Nacional de Guardacostas y el Ministerio Público mediante las fiscalías locales.

El secreto ha estado no solo en aumentar la presencia policial a lo largo del cantón de Talamanca y el cantón central de Limón, sino también en el análisis de la forma en que operan estas organizaciones criminales, las cuales le producen un gran daño al fisco y a los comerciantes respetuosos de la legislación fiscal.

Conductores escaparon tras abandonar autos con casi 30 millones de colones en licores finos

En lo que constituye uno de los más fuertes golpes propinados por la Policía de Fronteras y la Policía de Control Fiscal, con apoyo de la Fuerza Pública, el pasado sábado 11 de julio fueron interceptados tres vehículos en Cahuita, cantón de Talamanca.

Los conductores, al notar la presencia policial, dejaron los autos dentro de una propiedad y huyeron del sitio, por lo cual los oficiales fronterizos, los de la Policía de Control Fiscal y la Fuerza Pública realizaron las debidas coordinaciones con la fiscalía local para intervenir los autos.

Fue así como descubrieron, a bordo de los vehículos, 2.207 unidades de licores finos, tales como wiskys, vodkas, tequila, rones y cremas, entre otras bebidas alcohólicas introducidas desde Panamá sin el debido pago de impuestos.

Las autoridades estiman que el valor de esta mercancía podría rondar los 30 millones de colones.

Uno de los conductores le colocó una placa que no le correspondía a su vehículo, ello con el fin de no llamar la atención de los cuerpos policiales y poder contrabandear los licores. El auto tenía placa impar, por lo cual no podía circular el sábado, así que le pusieron una que terminaba en número par, violentando así la restricción vehicular sanitaria.

Otra de las medidas que las autoridades han ideado contra estas organizaciones es la imposición de órdenes sanitarias, tal y como hicieron semanas atrás durante otro cumplimiento en el que fue detenido un sujeto con otro millonario cargamento de licores introducidos ilegalmente desde Panamá.