Redacción, 31 julio 2020.- La Policía de Fronteras del Ministerio de Seguridad Pública, gracias a sus patrullajes por el cantón de Osa, detuvo el pasado miércoles a dos costarricenses y un nicaragüense, además de decomisarles 1.552 kilos de marihuana.

El cumplimiento tuvo lugar cerca de 5:30 de la tarde del miércoles en la boca del río Sierpe ubicada en el sector de Acapulco, dentro del Humedal Térraba Sierpe, durante un recorrido que efectuaban varios oficiales fronterizos por el lugar.

El cargamento, compuesto por 60 pacas, estaba oculto cerca del estero, como a unos 300 metros de la playa, tapado con un plástico de color negro y cerca de este los oficiales localizaron a tres sujetos, a quienes les ordenaron detenerse, pero estos desobedecieron la voz de alto y empezaron a huir hacia el estero, pero la huida les duró poco, pues casi de inmediato fueron alcanzados y aprehendidos.

La Policía de Fronteras de inmediato solicitó la dirección funcional de la Fiscalía de Osa, así como la colaboración de la Policía de Control de Drogas a efectos de realizar los peritajes correspondientes.

Uno de los costarricenses fue identificado como de apellido Flores, de 25 años, con antecedentes por asalto, violencia contra las personas y portación ilegal de arma permitida.

El otro costarricense es de apellido Rodríguez, de 34 años, con antecedentes en tres ocasiones por robo agravado y una vez por portación ilícita de arma permitida, mientras que el nicaragüense es de apellido García, de 29 años, quien no registra antecedentes en nuestro país.

Can dio positivo para drogas en los tres sujetos

Tras ser inspeccionados por uno de los canes de la Policía de Fronteras, los tres dieron positivo para algún tipo de droga.

Cabe agregar que en esta operación también se contó con la colaboración del personal del Sistema Nacional Áreas de Conservación (SINAC), así como de la Estación del Servicio Nacional de Guardacostas de Golfito, cuyo personal ayudó en el traslado de la droga hasta el centro de Sierpe.

Los oficiales de la Policía Control de Drogas (PCD) colaboraron con los efectivos de la Policía de Fronteras llegando al lugar para efectuar las diligencias correspondientes y, tras efectuar la detallada revisión de los 60 bultos, determinaron que se trataba de un total de 2.954 paquetes con un peso aproximado a los 1.552 kilogramos de aparente marihuana.

La PCD confirmó que, del total de 2.954 paquetes con aparente marihuana, 2.866 tenían un peso aproximado a los 500 gramos cada uno (1.433 kg aproximadamente), 78 paquetes más con un peso aproximado a los 1.400 gramos cada uno (109 kg aproximadamente), a lo que se suman diez paquetes más que tenían con un peso aproximado a un kilogramo cada uno (10 kg aproximadamente).

El cao quedó en manos de la Fiscalía de Osa, bajo cuyas órdenes fueron presentados los detenidos el pasado jueves.

Anuncios

Por Redaccion

Deja un comentario