Guardacostas decomisa lanchas nicaragüenses gemeleadas como si fueran costarricenses

El “gemeleo” de automóviles ha sido una práctica delictiva que data de varias décadas en el país, pero ahora hay personas que están recurriendo a esta misma actividad ilegal, pero aplicada a embarcaciones que han sido descubiertas por el Guardacostas en el Pacífico norte.

Así lo ha logrado determinar el personal de la Estación del Guardacostas de Puerto Mora, cantón de La Cruz, Guanacaste, durante operativos efectuados en conjunto con personal de Incopesca y del Área de Conservación Guanacaste.

El director del Servicio Nacional de Guardacostas, comisario Martín Arias, detalló que ya llevan cuatro lanchas decomisadas, las cuales estaban fondeadas en el estero de Cuajiniquil y que luego fueron trasladadas al almacén fiscal de Peñas Blancas.

El Guardacostas denunció los casos ante la Policía de Control Fiscal y el Ministerio Público, pues según Arias podría tratarse de la comisión de diversos delitos; en primer lugar la evasión fiscal, pues se trata de embarcaciones traídas desde San Juan del Sur, Nicaragua, sin el debido pago de los impuestos de ley.

La Capitanía de Puertos, perteneciente al Ministerio de Obras Públicas y Transportes, también ha sido notificada por el Guardacostas sobre estas irregularidades.

De acuerdo con lo explicado por el comisario Arias, una vez introducidas al país, las lanchas son pintadas de otro color para ocultarles la bandera y la matrícula de Nicaragua que tenían originalmente.

También les pintan la bandera costarricense y un número de matrícula perteneciente a una lancha de pesca artesanal de nuestro país, además de colocarles un motor adquirido en territorio nacional.

La ilegal práctica quedó en evidencia cuando los oficiales del Guardacostas empezaron a raspar la pintura de las embarcaciones sospechosas, lo que permitió descubrir la bandera y matrícula originales de las naves.

Otra de las inconsistencias que encontraron las autoridades nacionales es que las lanchas nicaragüenses presentan un acabado muy fino, lo que hace presumir que fueron hechas en alguna fábrica, mientras que las embarcaciones costarricenses son construidas de manera artesanal, lo cual se nota en su rústica apariencia.

El director del Guardacostas presume que estas lanchas pudieron haber sido robadas en Nicaragua con el fin de usarlas para la comisión de otras actividades ilegales, como podría ser el narcotráfico, todo lo cual está siendo investigado.

Anuncios

Deja un comentario