Redacción, 23 diciembre 2019.- Oficiales del Servicio Nacional de Guardacostas del Ministerio de Seguridad Pública salvaron ayer de morir ahogadas a seis personas, entre ellas dos menores de edad.

Estas intervenciones se realizaron como parte de la denominada “Operación Diciembre Seguro”, desplegado cada fin de año por Guardacostas en las playas más visitadas del país.

Los agentes se encuentran vigilantes para intervenir rápidamente en caso de cualquier incidente acuático que se presente, evitando así que muchas personas, tanto turistas nacionales como extranjeros, mueran ahogadas.

También aprovechan los constantes recorridos para informar a los vacacionistas sobre posibles peligros por corrientes o resacas marinas, al tiempo que se le recuerda vigilar en todo momento a los más pequeños y evitar cualquier riesgo.

RESCATADO HOMBRE DE 64 AÑOS EN GOLFITO

Ayer, el Servicio Nacional de Guardacostas intervino en Playa Azul de Golfito, Puntarenas, Pacífico nacional, para auxiliar a un hombre de 64 años que presentaba serios quebrantos de salud.

Este vacacionista, cuya identidad se encuentra bajo verificación policial, disfrutaba del sol y la solas cuando de pronto se descompensó, sufriendo fuertes dolores en su pecho y cabeza.

Los Guardacostas de Golfito, a bordo de una moto acuática y la patrullera GC-32-8, lo atendieron rápidamente y, en coordinación con la Cruz Roja local, lo trasladaron hasta el muelle principal para ser remitido a un centro médico donde se recupera.

RESCATADAS TRES PERSONAS EN JUNQUILLAL DE SANTA CRUZ, GUANACASTE

La segunda emergencia atendida ayer por nuestros Guardacostas se registró en Junquillal de Santa Cruz, Guanacaste.

Allí, según los primeros reportes, se hundía una panga con tres tripulantes. Sus vidas en evidente peligro.

Una rápida movilización a bordo de la patrullera GC-38-18 de la estación de Flamingo salvó a estas personas de un mal momento.

Gracias a la intervención de los Guardacostas, la panga fue remolcada hasta Flamingo y sus tres ocupantes, sanos y salvos.

De esta forma el Guardacostas espera está presente por mar y tierra en las playas de mayor afluencia, mediante la participación del personal de las 10 estaciones que posee, tres de ellas en el Caribe y siete en el Pacífico.

DOS MENORES CASI MUEREN EN PLAYA DE MOÍN, LIMÓN

En Moín del cantón Central de Limón, ayer, dos jovencitas de 14 y 17 años respectivamente ingresaron al mar y el fuerte oleaje les impidió volver a la playa. Agotadas, sus vidas corrían un altísimo riesgo.

Estaban de perecer ahogadas cuando oficiales de Guardacostas de Limón acudieron en su auxilio.

Tras una rápida maniobra, en medio de un mar picado, con fuerte oleaje, las jóvenes fueron rescatadas y llevadas a tierra para, posteriormente, trasladarlas hasta el nosocomio local.

Agentes de Guardacostas, conscientes de su labor y profesionalismo, las acompañaron hasta el centro médico para verificar su inmediata atención y recuperación.

Fueron identificadas como Esmeralda Cruz Hernández (17 años) y Jakelin Esquivel Marín (14 años) vecinas del centro de Limón y El Valle de La Estrella, respectivamente.

USUARIOS DEBEN EXIGIRLE CONDICIONES DE SEGURIDAD A LOS OPERADORES DE EMBARCACIONES

Además de prevenir a los turistas sobre ciertas conductas riesgosas y las corrientes marinas, los guardianes del mar también realizarán revisiones de documentos y dispositivos de seguridad de aquellas embarcaciones que presten servicio de transporte de turistas.

El director del Guardacostas, comisario Martín Arias Araya, exhortó a los vacacionistas para que no ingresen al mar tras ingerir licor, alimentos o medicamentos que le puedan restar capacidad para reaccionar en el agua, así como informarse sobre los sitios seguros o peligrosos de cada playa, ya sea leyendo las rotulaciones o preguntándole a los lugareños.

Lo anterior debido a que no todas las playas cuentan con guardavidas, por lo cual es deber de cada vacacionista conocer el grado de peligrosidad de la playa que está visitando.

Las autoridades hacen un llamado a la ciudadanía para que, en caso de utilizar los servicios de alguna embarcación, exijan a sus operadores contar con el certificado de navegabilidad al día, tener suficiente cantidad de chalecos salvavidas, los cuales deben estar en buen estado y por ninguna razón permitir que los operadores zarpen sin que todos los ocupantes tengan sus chalecos debidamente colocados.

Los usuarios también deben exigirle al prestador de este servicio que cuente con las debidas pólizas de seguros por responsabilidad civil, pues en caso de que ocurra un accidente podrían quedar sin ninguna protección a la hora de reclamar por algún daño.

De igual modo quienes utilicen estos servicios deben estar vigilantes de que los operadores de las lanchas no excedan la capacidad de la embarcación, pues muchas veces suben a bordo más pasajeros de lo que tiene realmente capacidad la nave.

Así que, si alguien piensa ir con sus amigos o familiares a dar un paseo en alguna embarcación, por su seguridad y la de sus seres queridos, debe asegurarse de que la cantidad de pasajeros no sobrepase la capacidad indicada en el certificado de navegabilidad.

Anuncios

Por Redaccion

Deja un comentario