Redacción.- Como parte de su misión también de proteger la biodiversidad marina, oficiales de la Estación de Guardacostas de Limón, con el apoyo de personal de la Fuerza Pública local, evitaron que una tortuga carey fuera destazada.

El hecho tuvo lugar la mañana del martes durante un patrullaje efectuado por el sector de Los Lirios, en las orillas del río Cieneguita en Limón.

Dichas autoridades observaron una lancha que empezó a alejarse de manera sospechosa a toda velocidad y justo en ese punto, a orillas del río Cieneguita, los oficiales se percataron de que algo se estaba moviendo.

Al acercarse, los oficiales observaron una tortuga boca arriba, amarrada de sus cuatro aletas, con gran dificultad para respirar y cuyo caparazón tenía una perforación causada por un arpón.

Aunque las autoridades lograron interceptar a un sujeto que estaba cerca de donde estaba la tortuga, al final no se le logró relacionar con este hecho delictivo.

Según se presume, el reptil estaba a punto de ser destazado, pues personas inescrupulosas las cazan para extraer su caparazón, sus huevos y su carne.

De inmediato el comandante Guillermo Zúñiga, biólogo marino de la Unidad Ambiental del Guardacostas de Limón coordinó con personal del Centro de Rescate Animal Jaguar, ubicado en Puerto Viejo de Talamanca.

De acuerdo con lo diagnosticado por los veterinarios del citado centro, el estado del reptil era crítico, pues al parecer tenía lesionado un pulmón.

Es por ello que le aplicaron antibióticos, además de curarle la herida, tras lo cual la tortuguita quedó en observación para darle seguimiento y así poder liberarla, cuando Dios mediante, se logre recuperar satisfactoriamente.

Fotografía cortesía del Ministerio de Seguridad Pública (MSP).

Penas de hasta tres años de cárcel para cazadores de tortugas

La Ley de Protección, Conservación y Recuperación de las Poblaciones de Tortugas Marinas, dispone, en su artículo 6 «Quien mate, cace, capture, destace, trasiegue o comercie tortugas marinas, será penado con prisión de uno a tres años.»

Asimismo, según dicha normativa, la pena será de tres meses a dos años de cárcel para quien retenga con fines comerciales tortugas marinas, o comercie productos o subproductos de estas especies.

Fotografía cortesía del Ministerio de Seguridad Pública (MSP).

Urgen manos amigas para salvar más tortugas y otros animales en Limón

Precisamente para seguir salvando más tortugas, así como animales de otras especies que han sufrido alguna lesión, las personas que lo deseen pueden extenderle una mano amiga a los rescatistas del Centro de Rescate Animal Jaguar.

Ellos necesitan el aporte de donantes, así como el trabajo de voluntarios, además de tanques para poder colocar las tortugas rescatadas por el Guardacostas.

Así que, si alguien desea apoyar esta noble causa, ya sea realizando una donación o laborando como voluntario, puede llamar al número telefónico 2750-0710, o escribir al correo info@jaguarrescue.foundation o bien ingresando a https://www.jaguarrescue.foundation/es-es/