Redacción.- En lo que constituye el más reciente caso de presunto tráfico ilícito de personas atendido por autoridades del Ministerio de Seguridad, la Policía de Fronteras detuvo la mañana del domingo a un nicaragüense residente de apellido Vásquez.

El sospechoso de cometer el citado delito fue interceptado dos kilómetros al norte de la escuela de Santa Cecilia de La Cruz, cuando transportaba a cuatro nicaragüenses y un costarricense que habían ingresado de manera ilegal desde territorio nicaragüense.

Vásquez llevaba a sus pasajeros desde el cruce del Aceituno de Santa Elena hasta el centro del distrito de Santa Cecilia, en el citado cantón, a quienes les había cobrado 12.000 colones por todo el grupo de cinco personas.

Fotografía cortesía del Ministerio de Seguridad Pública.

Bajo la dirección funcional de la Fiscalía de Liberia, el conductor fue aprehendido y puesto a la orden de dicha instancia judicial, mientras que los pasajeros figuran como testigos.

Los oficiales fronterizos coordinaron con la Policía de Tránsito, la cual se encargó de realizar las respectivas infracciones en esa materia, pues el vehículo estaba circulando con las llantas en mal estado y con más pasajeros de lo que tiene capacidad, además de incurrir en transporte público remunerado de personas sin estar autorizado.

Por todo lo anterior, el vehículo fue decomisado y el conductor remitido a la orden de la Fiscalía de Flagrancia de Liberia, donde el sospechoso podrían ser procesado por el delito de tráfico ilícito de personas.

Este delito, en su forma ordinaria, está sancionado con penas de 2 a 6 años de cárcel, mientras que en su modalidad agravada se castiga con penas de entre 3 y 8 años de prisión.

Con la captura de Vásquez la Policía de Fronteras llega ya, durante los primeros 17 días del año, a 13 detenciones en la frontera norte por la presunta comisión del delito de tráfico ilícito de personas. De estas 13, ocho han tenido lugar en La Cruz y las demás en Los Chiles y Sarapiquí.